Manual de instrucciones básico para comportarse como un buen ex

Tú tienes un ex y este ex, a su vez, tiene otro ex. Pero ese ex tiene otros tantos más ex, así que esto quiere decir que, si empiezas a salir con una persona, esta tendrá una media de dos ex, que se juntarán además con tus otros tantos ex y que haciendo un cálculo estimado de ex al cuadrado multiplicado por los ex al cubo sale un total de… a ver, muchos putos ex rondando.

Uno puede ser ex y a la vez puede sufrir el comportamiento de un ex. El círculo es interminable. Y aunque los hay buenos, malos, regulares o patéticos, generalmente todos son como la diarrea que se sabe cuándo empieza pero nunca cuándo acaba, como el herpes que parece que se va pero siempre vuelve, o todavía muchísimo peor: tú mismo comportándote como uno de ellos e intentando darte un lugar que ya no te pertenece. 

Así que, por favor, superémoslo. El capítulo se cerró, se fue, se diluyó. Cèst fini. Por lo tanto, y aunque duela, querido ex de alguien, querido ex de ex de algún ex, si estás perdido y no encuentras el rumbo, si a veces haces cosas que no entiendes, si te dan ataques de rabia y creas estrategias sin sentido alguno solo para retenerle, si te vuelves insoportable o si por tu sangre parece que no queda nada de dignidad, esto es para ti: un manual de comportamiento básico para ser un buen ex, no homologado y todavía no a la venta en librerías. Pero te lo damos sin prescripción médica y es gratis. ¿Qué más quieres?

1. No le escribirás si no es estrictamente necesario

Esto quiere decir que tú tienes una vida y tu expareja tiene otra. Si, además da la casualidad de que esta ha iniciado una nueva relación con alguien nuevo, no serás la mosca cojonera que da por culo ni utilizarás nada que creas que pueda ayudarte a seguir siendo protagonista en su vida. Los mensajitos de: "me he acordado de esto", "mira qué canción", o "el moco que me he sacado tiene la forma de la inicial de tu nombre", te lo guardas y a borradores. Lo sabes, eres fuerte.

Lo que te ayudará: baja y cómprate chocolate, haz abdominales o mastúrbate. Las tres opciones son buenas.


2. No le invitarás a cenar por muy colegas que seáis

Ni aprovecharás cualquier circunstancia negativa de tu vida para hacerte la víctima y buscar en sus brazos el calor que deberías darte tú mismo. Hay citas que están muy fuera de lugar. Si hay buena relación con un ex se queda a desayunar, a comer o a merendar, pero a partir de las 21:00h, jamás. No hay nada tan importante que no puedas contarle a las 11 de la mañana, no busques excusas porque el olfato nos dice que tan pobrecito no eres.

Lo que te ayudará: leer los artículos de Código Nuevo. También algo de Elsa Punset puede servirte.


3. Te repetirás fuerte: sus amigos NO son mis amigos

Deja de ir a los mismos bares, de contarles tu nueva vida que es genial y muy feliz, de intentar buscar planes y hacer como si nada hubiera pasado. Sus amigos son sus amigos y tú ya tienes los tuyos. No mezcles, que te lías. Ser un ex-parásito no te ayuda en nada y lo de chupar sangre déjalo para quien merezca el título.

Lo que te ayudará: hazte Tinder y amplía el círculo.


4. Dejarás descansar sus redes sociales en paz

Que parece que de tanto revisarlas vayan a explotar en algún momento. No eres Jessica Fletcher, ni nadie de True Detective, ni estudiaste criminología, ni tienes por qué andar por la vida fisgoneando redes sociales que no son tuyas. Déjalas en paz, toda la información que puedas encontrarte jugará en contra de ti algún día. ¿Escuchas eso? Es tu adicción recorriendo el cuerpo, pero date tiempo. Te desintoxicarás.

Lo que te ayudará: un retiro espiritual en cualquier pueblo indígena de México. Nunca falla.


5. No putearás, que te salen arrugas

Porque no estás en ningún capítulo de Juego de Tronos. Si algo tienen los malos ex es la frasecita de 'ni conmigo ni sin mí' que se tatúan en la cara y que se huele a kilómetros de distancia. Déjame avisarte de que cuando te pones en ese plan, eres muy patético. Sobre todo si además quieres tirarte a todo lo que se menea pero a su vez no quieres que el otro toque ni con un palo a un cuerpo del sexo contrario. Madura un poco y cuando te hagas mayor, entonces vuelve. A ver si así se puede hablar contigo.

Lo que te ayudará: un buena hostia a tiempo. What a deal!


¿Has visto qué fácil? Un ex es para siempre, pero tu dignidad también. No la destroces, que pasa factura.