Lo malo de los 'ex' es que siguen existiendo

Como cada día suena el despertador. Te duchas, te arreglas y sales de casa. Pensando en tus cosas caminas a golpe de Spotify pero, de repente, una melena al viento o un tupé de moda (a cada uno le va una cosa) se interfiere en tu camino. Es ella. Tu ex. ¿Y ahora qué? ¿Por qué nadie te ha avisado de que el apocalipsis llegaba hoy? “Mierda, ¿qué hago? ¿La saludo o hago como que no la he visto? ¿Doy toda la vuelta o le echo un par a la vida y si me lo encuentro de cara que sea lo que dios quiera? Joder, piensas...  ¡¿por qué no me habré puestos los vaqueros que me hacen culazo?!

"Anda, pero si no es ella. Falsa alarma. Qué puto susto."

Resultado de imagen de scared gif

Claro, a todos nos pasa porque lo malo de los “ex” es que siguen existiendo. Justo eso. Que se acaba la relación pero, su vida —sin ti, claro— sigue. Es evidente  que lo suyo sería que cuando la relación se acabase, ellos, también. “Hala, se ha terminado. Una pena. Pero como no te voy a volver a ver porque ya no existes, pues las dos tan felices.” Pero no. Porque claro, eso implicaría que tú también dejas de existir y esa parte mola bastante menos.

Así que, hay que asumirlo, existen y su camino se puede volver a tropezar (algunos son piedras eternas) con el tuyo. Ese primer encuentro depende de muchos factores: de cómo acabasteis, de si una de las personas seguía —¿o sigue?— enamorada, de si alguien se portó mal, del tiempo que ha pasado desde la ruptura, de si estáis con otra persona e, incluso, de vuestros caracteres.

Por todo ello, puede ser un encuentro frío en el que alguien quiera matar o morir, demostrar que la otra persona ya no le importa, que está mejor ahora y hasta que ha perdido peso aunque parezca que se ha embutido en ropa comprada en Zara Kids. Pero también puede ser de lo más tierno. Que surjan en ese momento todos los buenos recuerdos y el cariño que os tenéis por todo lo vivido juntos. Quién sabe, incluso hasta puede pasar que os acabéis haciendo amigos de su nueva pareja o que os acabe cayendo mejor que vuestro ex.

Resultado de imagen de ex gifEso si no le da a tu ex por hacer un “me aburro”. Un fenómeno que consiste en que, básicamente, no ha conocido a nadie o te has puesto cañón y todo te sale bien y parece que, de repente, se deslumbra y le da por querer reconquistarte. Para todos los que sufran ese síntoma, les diré: “somos la misma persona que hace unos meses solo que estamos mejor y brillamos. No lo intentes. Gracias”.

Y, conste, que esto no va contra los “ex”. De hecho, me retracto: Claro que tienen que seguir existiendo. Son necesarios para la evolución de la especie. Para que tú seas la persona que eres hoy, para que llegue la persona con la que sí serás feliz y para valorarte más a ti mismo. Así que no usaré el tópico de que “no quiero que le vaya bien –o mejor que a mí- a mi ex”.

Yo quiero que le vaya bien, que le vaya genial. Pero también, que le vaya bien... pero lejos.