El Machismo Aceptado: Las Mujeres Deportistas Son Algo Más Que Un Cuerpo Bonito

Probablemente no te sorprenda que gran parte de la información que tenemos sobre deporte femenino no hable de lo buenas que son las mujeres haciendo deporte, sino de lo buenas que están. Y no te sorprenderá porque es habitual. Y ojo, aquí hay que remarcar la palabra "habitual", que solemos confundir con "normal". Porque no tiene nada de normal que lo primero en lo que nos fijemos en una mujer que hace deporte sea en su cuerpo.

A ver, tampoco seamos hipócritas, que todos hemos tenido nuestro arrebato de ver a un/una deportista (porque las mujeres también lo hacen, eh) y pensar "vaya polvazo tiene". Pero es que pasar de eso a que estar buena sea una característica positiva de una deportista roza lo enfermizo.

Y lo peor de esto es que esa es prácticamente la única cara visible del deporte femenino en los medios de comunicación. Porque en cualquier medio deportivo, la noticiabilidad va en el siguiente orden: Real Madrid y Barcelona, Cristiano Ronaldo y Messi, fútbol, baloncesto, noticias absurdas sobre Madrid y Barcelona, fotos de una deportista en ropa interior, otros deportes, gilipolleces varias y, ya, al final, si queda espacio, deporte femenino.

Aunque, obviamente, los medios no tienen la culpa del todo. Al fin y al cabo son negocios que dan difusión a lo que la gente quiere, y lo cierto es que el público no le hace mucho caso a los deportes femeninos, cosa que, analizada fríamente, no tiene ningún sentido. ¿Acaso no es igual de divertido ver a 22 mujeres detrás de un balón -como vulgarmente se dice- que a 22 hombres? La verdad es que, a efectos técnicos, un partido de fútbol masculino y uno de fútbol femenino es lo mismo. Y quien dice fútbol dice baloncesto, boxeo o curling.

No hace mucho hablaba con unos conocidos sobre la falta de seguimiento que tiene el deporte femenino, y a la conclusión que irremediablemente llegábamos era siempre la misma: la gente no los sigue porque los medios no le dan difusión y, por tanto, es mucho más difícil estar al día y crear opinión pública. Estamos ante el pez que se muerde la cola. Tal vez la solución pase por un simple cambio de hábitos, que poco a poco lleve a conseguir un panorama deportivo menos machista.

Para empezar a hacer conciencia, aquí tenéis unas cuantas deportistas a las que vale la pena seguir, porque lo porten de mala manera.

Fútbol

Sin duda un nombre destaca por encima del resto: Marta Viera. Si Messi ha sido nombrado cuatro veces mejor jugador del mundo, la brasileña ya ha obtenido este galardón en cinco ocasiones a sus 28 años. Y eso que la última vez que lo logró fue en 2010, porque en ese aspecto el fútbol femenino está mucho más repartido. Otros nombres a seguir: Louisa Nécib (Olympique de Lyon - Francia); Verónica Boquete (1.FFC Frankfurt - España); Alex Morgan (Portland Thorns - Estados Unidos); y Nadine Kessler (Wolfsburgo - Alemania).


Baloncesto

La WNBA puede ser, sin miedo a equivocarnos, tan emocionante como su homóloga masculina. Candace Parker, Maya Moore, Becky Hammon o Diana Taurasi son algunos de los nombres que hacen de esta Liga la mejor de baloncesto femenino del mundo. Pero tampoco hay que irse tan lejos. En España tenemos a Alba Torrens, nombrada mejor jugadora de Europa la temporada pasada.


Waterpolo

El mejor ejemplo de un equipo que lo está partiendo es el de la selección española. Sub-campeonas olímpicas en 2012, campeonas del Mundo en 2013 y campeonas de Europa en 2014. Algunas de sus jugadoras como Laura Ester, Maica García o Ani Espar ya están consideradas como algunas de las mejores waterpolistas del planeta.


Tenis

Serena Williams es sin duda la tenista del momento, tras haber realizado un 2014 excepcional. Más allá de la americana, hay multitud de jugadoras a gran nivel que hacen de cada torneo algo imprevisible: Maria Sharapova, Na Li, Caroline Wozniacki, Angelique Kerber, Ana Ivanovic...

Crédito de la imagen: infolanding.ru