'Lovecraft Country': la serie de horror de HBO que demuestra que el racismo da más miedo que los monstruos

Creada por J. J. Abrams (Lost, Star Wars) y Jordan Peele (Get out), esta serie es una mezcla entre un relato de aventuras épico y una historia de terror racista

Un pulpo gigante cósmico que solo de observarlo te vuelve loco. Un demonio que ha tenido un hijo con una humana y que ha conseguido convertir a todos los habitantes de un condado en trastornados. Un libro ancestral que augura la muerte a cualquiera que se atreva a leer sus páginas. Estos son algunos de los monstruos y misterios que componen la obra de Lovecraft, uno de los autores de horror más importantes de la literatura.

Cthulhu, Shoggoth o Azathoth son tres de los monstruos más famosos de su mitología cósmica del terror, muy extensa y compuesta por cientos de leyendas. Su obra ha inspirado muchos universos, como, por ejemplo, la famosa saga Warcraft o el juego de rol La llamada de Cthulhu, que usan el aura tétrica y misteriosa de sus creaciones para crear tramas complejas y llenas de misterios. Sin embargo, lo verdaderamente horrible de su obra no son estos monstruos. Es el racismo.

C'Thun, una de las reinterpretaciones de Cthulhu | @JJcanvas_art en ReddIt

Nacido a finales del siglo XIX, el autor creía en la supremacía blanca y siempre que escribía a un personaje negro, latino o mestizo, lo hacía describiéndolo como un monstruo. Incluso en sus poemas usaba con orgullo la palabra nigger, un insulto con unas connotaciones racistas muy graves en los Estados Unidos. Se ha llegado a teorizar que muchos de los monstruos que describía el autor eran, en realidad, metáforas de las personas racializadas que su xenofobia le hacía ver como seres despreciables.

Precisamente, sobre esto va el libro Lovecraft Country, de Matt Ruff, que explora, a través del horror mitológico de Lovecraft, el racismo, “el verdadero horror de sus libros y contexto histórico”, como él mismo asegura. Ahora, el celebrado libro, que plantea que se puede apreciar la obra de un autor y a la vez ser crítico y denunciar sus postulados más chungos, ha llegado a HBO en forma de serie, uno de los estrenos más esperados del mes.

Los creadores son J. J. Abrams (Lost, Star Wars, Stark Trek), que ya está acostumbrado a aventuras épicas, y Jordan Peele (Get out, Nosotros), famoso por sus obras de horror y racismo. Ambos crean la mezcla perfecta: una aventura con tintes épicos, pero centrándose en la denuncia social y el terror y el miedo que produce el racismo desatado y más salvaje de principios de siglo.

La serie explica la historia de un joven veterano de la guerra de Corea que, cuando llega a Estados Unidos, va a buscar a su padre, desaparecido en el Sur del país, segregado por las racistas leyes de Jim Crow (las que aseguraban que los negros y los blancos tenían que estar “separados pero no iguales”). En su búsqueda, se topará con las criaturas sobrenaturales (obviamente, los monstruos originales de Lovecraft), que ensombrecen ante el horror del racismo.

"Los monstruos de la serie son una manifestación del odio. Un odio que nace del desconocimiento. En la televisión se menciona mucho a George Floyd, pero apenas se habla sobre quién era. Aquí tienes 10 horas para aprender sobre Montrose [un personaje negro de la serie] y sobre su familia, desde múltiples puntos de vista”, explica Jonathan Majors, uno de los actores protagonistas. El estreno de la serie, además de entretenernos en uno de los veranos más raros que viviremos nunca (gracias, covid), encaja a la perfección con el contexto actual, ahora que en Estados Unidos siguen las protestas raciales más fuertes de los últimos años.

CN