Lola Vendetta: la instagramer que da voz a las mujeres libres

Mientras muchas chicas se entretienen en Instagram luciendo el escote más original o preparando la postura más natural y espontánea, esta joven catalana ha decidido dar voz a otro gran número de mujeres que a menudo pasan más desapercibidas: las emprendedoras, las creativas, las valientes que se atreven a hablar de temas controvertidos y las que son fuertes y luchan por sus derechos.

"Siempre me he sentido en medio de dos voces; las voces de las monjas que decían: eso no lo hace una buena chica y las voces de las feministas que decían; eso no lo hace una mujer libre" Liv Ullman

Lola Vendetta promete ser la nueva Mafalda de la era digital. Combina la crítica social del famoso cómic de Quino con la inocente jovialidad de Heidi, y su principal causa es la igualdad de género.

En pocas imágenes transmite mucho mensaje, como en el caso de esta ilustración, que nos recuerda lo absurda que es nuestra sociedad muchas veces: restamos importancia a atrocidades que suceden todos los días, mientras nos escandalizamos con cosas naturales que no deberían provocar ninguna vergüenza en nadie.

Muchos colectivos feministas han cometido el error de hablar un lenguaje demasiado abstracto, o dirigirse solamente a las mujeres. Lola Vendetta consigue llamar la atención de hombres y mujeres, porque lo que promueve es un cambio general de mentalidad en nuestra sociedad, que deje más espacio a ellas pero no a costa de ellos.

Nos sobran los discursos victimistas y negativos cuando se trata de luchas como la feminista, pero es menos frecuente y mucho más constructivo este sentido crítico combinado con sentido del humor y del amor.

Si algo nos hace falta a muchas mujeres, incluso en pleno siglo XXI, es que empecemos a querernos más y aceptarnos mejor. Nos enseñaron a complacer a todo el mundo, pero muchas veces hemos descuidado nuestra autoestima, nuestra propia felicidad.

Otro de los clásicos de esta ilustradora es su versión infantil, esa niña que representa la persona inocente que un día todxs nosotrxs fuimos, con ese plural sin género que utiliza mucho esta artista en su cuenta de Instagram o Facebook, y que precisamente rompe con la manía de nuestra lengua de priorizar el masculino sobre el femenino cuando se trata de hablar en plural.

Todos podemos ser Lola Vendetta, capaces de reírnos de nosotros mismos, aunque seamos conscientes de que nuestra vida necesita mejorar por muchos lados; capaces de luchar por mejorar, sin dejar de lado el buen humor y la positividad.

Muchas mujeres, y también hombres, de la generación milenial, necesitamos recordar este mensaje y darle mucha más fuerza: podemos ser ese cambio que queremos ver en el mundo, empezando por reírnos de nosotros mismos mientras luchamos por una vida mejor, y así hasta hacer de nuestro talento una forma de vida. Nunca deberíamos dejar que ni el género ni ninguna otra cualidad nos impida alcanzar nuestros sueños.