El Líder Perfecto Que Hace Magia En El Fútbol

Lo han vuelto a hacer. Por segunda vez en tres temporadas, el Atlético de Madrid se ha metido en la final de la Champions League, un privilegio que durante décadas parecía una utopía. La explicación de este cambio radical es un hombre. Él, aquel cuyo apodo se ha convertido en una manera de vivir el fútbol, casi en una filosofía. El 19 de mayo de 2014 resonaba su voz en la fuente de Neptuno: "No es solamente una Liga, es algo mucho más importante lo que estos chicos les transmiten a ustedes: que si se cree y se trabaja, se puede"; fe y esfuerzo, dos palabras que definen la manera de hacer de Diego Pablo Simeone y, por consiguiente, de todo colchonero que se precie.

Porque el club del Manzanares ha encontrado en el Cholo al líder perfecto, capaz de contagiar a todo el que le rodea de energía y esperanza. Puedes estar más o menos de acuerdo en su manera de entender el fútbol a nivel táctico, pero es innegable su capacidad mental para ponerse al frente de un equipo que no acababa de engancharse a la rutina del éxito y convertirlo en uno de los grandes de Europa. No es de extrañar que a diferencia de la gran mayoría de equipos, el nombre más coreado en el Calderón no sea el de un jugador, sino el de Simeone. Pero, ¿qué le convierte en un líder tan carismático?

Corazón rojiblanco

Como jugador ya dejó su huella entre los colchoneros, y esa conexión se intensificó cuando en diciembre de 2011 se sentó en el banquillo. Pero lo importante es que él quiere al Atlético tanto como los atléticos le quieren a él, y lo que lo hace especial, lo demuestra. Solo necesitas observarle varios minutos durante un partido para saber que su alegría, su sufrimiento y todo lo que siente están en sintonía con los de la afición. Y los colchoneros saben valorarlo, por eso cuando Simeone pide el aliento del público, ellos se lo dan. No necesita resultados para que crean en él, una característica que en el fútbol actual no hay dinero que pueda comprar.

deportistas, inspiración, fútbol, codigo nuevo

Cabeza fría

En contraposición a la intensidad con la que vive los encuentros, está la frialdad con la que los planea. Calcula lo que hay que hacer, cómo y cuándo, tanto a nivel de juego como emocional. Control en el césped y fuera de él que le ha permitido crear una filosofía que gira a su alrededor. Del "partido a partido" hasta el "me sigues o no me sigues", pasando por una serie de ideas que vienen a decir una cosa: el que está aquí lo está con todas las consecuencias. 


Compromiso

Sabe que la afición cree en él y cumple con su parte exigiendo a sus jugadores que se dejen el alma cada minuto de cada partido. Y los jugadores lo hacen porque ven que Simeone lo da todo en todo momento, como los soldados que se lanzan sin dudarlo a la batalla tras los pasos de un general que va en primera línea. Históricamente los futbolistas del Atlético de Madrid se han caracterizado por ser luchadores, pero el Cholo ha conseguido llevarlo al extremo. No es una cuestión de profesionalidad, es un compromiso con el club, la afición y los compañeros firmado a fuego.

deportistas, inspiración, fútbol, codigo nuevo

Confianza

Las tres características anteriores se han traducido en que lo que dice Simeone va a misa. Pase lo que pase sobre el terreno de juego, el Cholo ha conseguido que tanto afición como jugadores jamás pierdan la fe y no dejen de luchar, que confíen plenamente en lo que hacen. Así se ha convertido Simeone en el mejor líder posible, un líder que ha hecho que la mentalidad del Atlético pase de luchadora a ganadora.

Crédito de la imagen: ligafutbol.net