Libros Y Películas Del Holocausto Que Grabarán A Fuego El 27 De Enero En Tu Conciencia

El 27 de enero podría parecer un día normal. De invierno. Sin más. Puede que no haya pasado nada especial los 27 de enero de las últimas décadas. Pero lo que sucedió hace 72 años debería ser suficiente para marcar esta fecha a fuego en cada una de nuestras conciencias. Ese día de 1945 las tropas soviéticas liberaron el campo de concentración y exterminio de Auswitch, por el que habían pasado 1,3 millones de personas de las que solo sobrevivieron 200.000.

Eran judíos, pero también homosexuales, republicanos españoles, comunistas y todos aquellos a los que los nazis consideraban racialmente impuros. Sería muy difícil imaginar el horror cotidiano que se vivió en cada uno de los seis campos de exterminio —todos en la Polonia ocupada— si no fuera por las novelas, ensayos, películas y hasta fotografías que narran y explican las vejaciones, torturas, experimentos médicos, cámaras de gas, hambre, miedo o terror.

Sin destino, de Imre Kertész

Este escritor húngaro de origen judío, que falleció el año pasado y que ganó el Nobel en 2002, llegó a Auschwitz con 14 años. Después fue enviado a Buchenwald, un campo de concentración en Alemania por el que pasaron unas 250.000 personas. Aunque allí no había cámaras de gas. Kertész se hizo pasar en Buchenwald por un joven de 16 años —todavía tenía 14 cuando llegó— para poder trabajar y evitar que lo mataran.

Su mejor relato de esa época es Sin destino, un novela —la primer que escribió— en la que narra la vida de un adolescente húngaro y judío en varios campos nazis. En el libro, mediante un alter ego, cuenta las cosas que vivió siendo tan solo un crío en Auschwitz y Buchenwald.


Si esto es un hombre, de Primo Levi

Como Kertész, Primo Levi tenía origen judío. Este escritor italiano saltó a la fama tras contar los diez meses que pasó en el campo concentración de Monowitz, uno de los varios que formaban Auschwitz, en su libro Si esto es un hombre, el primer volumen de sus memorias durante la Alemania nazi. Una de las cosas más duras que cuenta Levi es el odio, el asco y el desprecio que los nazis profesaban a los presos en los campos de exterminio: "Aquí no estaba presente solo la muerte sino una multitud de detalles maníacos y simbólicos, tendentes todos a demostrar que los judíos, los gitanos y los eslavos, son ganado, desecho, inmundicia”.

Para escribir el libro, Levi leyó el informe técnico elaborado por los países aliados que lucharon contra los fascistas tras liberar el campo. A esta obra le seguiría La tregua, donde explica su retorno a Italia tras pasar por Auschwitz.


Dora Bruder, de Patrick Modiano

Esta novela es una de las mejores de Modiano, que también ganó el Nobel en 2014. Casi toda la obra de este escritor francés explica el colaboracionismo de su país durante la Segunda Guerra Mundial: la ayuda de la república de Vichy a los nazis, que lograron ocupar gran parte de Francia en los primeros años de la contienda.

Dora Bruder es una historia real y novelada. Modiano, ojeando un periódico viejo, se encontró con este anuncio: "Se busca a una joven, Dora Bruder, de 15 años, 1,55 metros, rostro ovalado, ojos gris marrón, abrigo sport gris, pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano, 41, París". Desde entonces, se convirtió casi en un detective para averiguar más sobre ella: descubrió que Dora Bruder era judía, que fue detenida por la policía francesa, entregada a los nazis y enviada a Auschwitz, donde perdió la vida.


Álbum de Auschwitz

Durante el tiempo en el que Auschwitz funcionó fue una auténtica máquina de matar. El relato más gráfico de su cotidianidad atroz de este campo la realizaron dos miembros de las SS, la propia organización policial y militar que participó en el Holocausto. En mayo de 1944, en el momento de mayor exterminio, fotografiaron el día a día y la llegada en trenes de cientos y cientos de miles de prisioneros, en su mayoría húngara. Se calcula que solo en el verano de ese año llegaron 400.000 presos, de los cuales la mayoría perdió la vida.

Las fotos, tras una serie de casualidades y coincidencias, fueron recuperadas por Lilly Jacob-Zelmanovic Meire, una superviviente de los campos de exterminio que donó las imágenes al museo del Holocausto de Jerusalén. Las 193 fotografías del llamado Álbum de Auschwitz están disponibles en la web del museo de la Shoah. En ellas se ve la llegada de los presos en trenes hacinados, los trabajos forzados o los últimos momentos de vida antes de entrar en las cámaras de gas.


El médico alemán (Wakolda), la historia de Mengele

En los campos de muerte de Auschwitz estaba uno de los personajes más oscuros de la Alemania nazi: Josef Mengele, el médico que seleccionó a las víctimas que iban a ser ejecutadas en cámaras de gas y que realizó experimentos con ellos. Mengele evitó los juicios de Núremberg al escapar a Sudamérica tras el fin de la guerra y nunca fue capturado ni procesado. La escritora y directora argentina Lucía Puenzo escribió y dirigió El médico alemán, una película —y un libro— que narra el paso de este nazi por Argentina y su intento de experimentar con niños en Sudamérica en busca de la perfección y la pureza racial que tanto ansiaba.


La lista de Schindler, de Spielberg

La labor de Oskar Schindler, un empresario alemán que salvó la vida a 1.100 judíos polacos, quizás sea una de las historias más duras e inspiradoras sobre el Holocausto. El director estadounidense Steven Spielberg la llevó al cine en 1993 en La lista de Schindler, pero antes la había contado en una novela que mezcla ficción e historia el escritor australiano Thomas Keneally.

La lista de Schindler cuenta cómo Oskar Schindler salvaba a los judíos con su fábrica de ollas, que ahora se puede visitar en Cracovia.Resultado de imagen de la lista de schindler gifHay muchas otras grandes películas —como El pianista— y libros —como El largo viaje, de Jorge Semprún; Los últimos españoles en Mauthausen, de Carlos Hernández de Miguel; o La destrucción de los judíos de Europa, de Raul Hilberg— que explican lo que sucedió en los años más oscuros de Europa en el siglo XX. Son la voz del Holocausto 72 años después, cuando la mayoría de los supervivientes de los campos de la muerte ya se han apagado.