'Kia Boys': el reto de TikTok que ha disparado el robo de coches

En Chicago los robos se han disparado porque las redes han popularizado vídeos que explican cómo robar coches Kia

Robar un coche de una manera sencilla con el extremo de un cable USB. Así empieza el reto viral de TikTok que ha disparado los robos de coches en Chicago. Se han multiplicado hasta un 800% desde principios de julio y en relación al mismo periodo del año pasado. Los Kia Boys, como se hacen llamar en las redes y como reza el hashtag, son los responsables de estos robos. 

Según ha explicado públicamente la policía de Chicago, los robos se centran en coches Kia y Hyundai de entre 2011 y 2022, puesto que ya han incorporado sistemas de arranque que no permiten un robo tan fácil. A medida que el truco sobre cómo robar se ha ido extendiendo, se han multiplicado los robos. 

@s.amanthaj ♬ original sound - samantha j

Si en Chicago han sido 643 robos de coches de esta marca solo entre julio y agosto (por los 74 de 2021), en otros puntos del país se han replicado la tendencia. En Milwaukee, Wisconsin, han sido 23 robos al día con un total de 3.500 este año. 

Un breve documental del Youtuber Tommy G. que charla con vecinos y con los propios jóvenes muestra cómo es fácil encontrar por las calles de algunos barrios a víctimas de estos robos. Casi todos dicen conocer a alguien que ha sido víctima de los Kia Boys y la gran mayoría se muestran partícipes de duras penas para quien puede arrebatarte un bien al que puedes haber dedicado horas y horas de trabajo. 

Cuando al fin Tommy G. encuentra a algunos jóvenes que reconocen que roban estos coches y los conducen alocadamente hasta estamparlos, intenta sin éxito hacerles empatizar con el propietario del coche o con alguien que pueda ser víctima de un atropello ante su conducción temeraria. “Apártate del camino”, dice un joven amablemente, culpando a la víctima por el atropello. 

Los chavales reconocen haber robado decenas de coches y algunos de ellos también tienen juicios pendientes por lo mismo. Van al instituto, dicen, y no argumentan demasiado el porqué de su actitud. 

En varios momentos del documental, aparecen algunos coches circulando a toda pastilla por la calle, e incluso en algunos momentos los jóvenes se encuentran sentados sobre el capó con el coche en marcha. Los jóvenes aseguran no tener miedo ni a posibles accidentes cuando circulan a toda velocidad ni tampoco a la policía, a quienes dedican palabras no precisamente de cariño.