La Invasión De Los 'Pokemongos': Algunas Razones Por Las Que Debes Unirte A La Resistencia

Vale, los 90 están de vuelta: las Spice Girls se reúnen, los Clinton podrían retomar la Casa Blanca y los Pokémon están más vivos que nunca. ¿Y qué pasa con eso? Pues las dos primeras ya me están bien —sobre todo lo de los Clinton, que más nos vale—, pero la tercera, la que parece más inocente, la de los muñequitos sonrientes que repiten su nombre una y otra vez al más puro estilo Hodor, se presenta como una catástrofe global.

Por si has pasado la última semana encerrado en un bunker de hormigón armado en Siberia, te comento: Nintendo ha lanzado Pokémon Go, un juego para móviles que, usando la geolocalización, ha dispersado Pikachus, Bulbasaurs y demás monigotes animados a lo largo y ancho del mundo, haciendo salir de sus cuevas a los más redomados geeks, pero también enganchando a gente —que parecía— normal. Probablemente tú mismo has caído en la tentación nostálgica, no disimules. Al fin y al cabo, las cifras hablan por sí solas: Pokémon Go ya es más popular que Twitter y —¡ojo!— que Tinder. ¿Será que ya estamos más interesados en los videojuegos que en el sexo? ¿Nos estaremos volviendo todos japoneses?

Estaréis pensando que esto es una exageración, que sólo es un juego y que soy un “pokemófobo”, pero si estáis atentos a las señales coincidiréis en que Pokémon Go es el primero de los jinetes del Apocalipsis. Ahí van unas unos cuantos motivos por los que no deberías caer en esta tentación tan insana: 

1. Puedes morir

Sí, no exagero. Ya se ha registrado el primer accidente de tráfico relacionado con este fenómeno. El amigo estrelló su coche contra un árbol mientras intentaba cazar un Pokémon al volante. Un serio candidato a los Premios Darwin.

2. Vas a perder tu trabajo

Si yo fuera tu jefe encontraría bastante molesto que anduvieras merodeando por la oficina como un zombie móvil en mano. En mi trabajo ya son legión, y es una situación bastante rara. Incluso en Boeing han tenido que tomar medidas y prohibir la app, después de que uno de sus trabajadores casi provocara un accidente.

3. Vas a perder a tu pareja

También aplicable a tus amigos. Piénsalo: ya es frustrante quedar con alguien y que éste se pase el rato mirando Whatsapp, Facebook o incluso Tinder. Pero… ¿y si encima se levanta de la silla y empieza a dar vueltas mientras te dice “sí, sí, sigue hablando, que te escucho”? Por Twitter se cuenta que un tipo le pidió a su novia que aguantara la puerta del tren mientras cazaba un Pokémon… y ella lo plantó. Que te dejen por capturar un Pokémon… ¿hay cosa más triste?

4- Van a robarte

Esto me ha fascinado: una banda de ladrones atraía a sus víctimas poniendo PokeStops en callejones oscuros y sin vigilancia, para luego robarles. Aparte de que me parece una genialidad —en serio, lo es—, pone de relieve un hecho clave, que explico en el último punto.

5. Vas a perder el contacto con la realidad

Que sí, que esto nos lo han dicho siempre nuestros padres y suena a coñazo, pero hay una diferencia: ahora el juego está en el mundo exterior. Esto podría parecer una buena noticia (¡por fin los geeks verán la luz del sol!), pero la realidad es que Pokémon Go, de algún modo, se adueña del mundo real para sostener su mundo virtual. Vamos, que sales a la calle, sí, pero lo que hay en la calle no te importa una mierda: tú sólo quieres tu Charmander. Como ejemplo de esta locura, una comisaría de Estados Unidos convertida en PokeStop tuvo que hacer un comunicado oficial pidiendo a la gente que no entrara a buscar pokéballs. Vamos, lo normal.

Amigos, amigas: el mundo real ha sido tomado por Pikachu y sus amigos. No os dejéis engañar por su aspecto afable y sus nombres rarunos, porque su plan para dominar el mundo no ha hecho más que empezar. Han vuelto, y buscan venganza. Antes la idea era “hazte con todos”… pero si no los paramos, serán ellos quienes se hagan con nosotros. Así que, ya sabes: con esto de Pokémon Go...