Cómo Identificar A Un Aguafiestas, Ese Amigo Amargado Que Pone Cara De Seta

Si yo fuese árbitro en los eventos sociales, no habría paz para los aguafiestas. De hecho, sería un árbitro espontáneo porque en lugar de estar presente y moderando, saltaría al campo como un hooligan sólo cuando los asistentes en una cena o quedada cometieran alguna falta. "¿Falta?", dirás, "pero qué exigencias, no hace falta fingir que lo pasas bien...", ¡claro que no! pero, querido aguafiestas, ¿te importaría al menos evitar arrastrarnos a los demás a tu miseria?

Una vez un 'amigo' llegó a decirme que no soportaba que yo estuviera todo el día de buen humor. Pues mira, aquí tienes toda mi mala leche (y no, de soja no me queda). Creo que la gente no entiende que una reunión social se caracteriza por dos cosas: la no obligatoriedad y que su objetivo es el disfrute. Lo de ir por compromiso está ya pasado de moda, el Rey no te obliga a asistir a su baile en la corte so pena de ser ahorcado, así que si realmente eres un hater no te hará falta asistir a ninguna quedada, mejor quédate en tu cueva solitaria y grítales a las palomas en el parque.

Resultado de imagen de party pooper giphy

En un restaurante

Se supone que todos estamos ahí porque queremos, ergo para empezar tu cara de perdonavidas o de merluza aburrida (sí, existe, yo la he visto en más de una ocasión) me sobra. Si no te has alimentado en el resto del día y has estado haciendo una triatlón, entenderé que el hambre te posea y no abras la boca hasta que llegue el plato, pero al menos intenta disfrutar de lo que comes y valóralo, que (aquí entra mi abuela) hay gente que sí pasa hambre. TARJETA AMARILLA.

Ya que no puedo cambiarme de sitio, espero que entiendas que te siga intentando arrancar una sonrisa con comentarios joviales. Habitualmente son bien recibidos pero es que a ti, a juzgar por tus reacciones y tu falta de atención, te parecen heces de rata mutante. ¿Cuéntame entonces, qué cosquillea tu misteriosa mente? Ah, que tampoco te interesa contármelo. TARJETA ROJA.

Resultado de imagen de bored giphy

(A no confundir jamás negatividad con timidez, una característica respetable y en ocasiones incluso adorable).

Ahora que estás nutrido, me imagino que te convertirás en un dulce ángel satisfecho y en armonía con el cosmos, pero no. Evita martirizarme con lo de que estás demasiado lleno, porque tampoco hemos visto al camarero ponerte un embudo y obligándote a engullir. A continuación te quejas del servicio, del precio y/o de que te entra sueño (el resto no somos humanos, no te entendemos), y lo peor es que no lo haces con gracia como los buenos humoristas que al menos convierten el malestar en puro arte. EXPULSIÓN.

En una fiesta

Por suerte, en las fiestas es más fácil huir de la gente que muestra actitud de desdén hacia lo que le rodea. Especialmente a aquel amargado que lo quema todo con la mirada le voy a dar una noticia: las fiestas existen con el objetivo de pasarlo bien, así que incluso si esta te parece una mierda, te puedes simplemente reír de ello con el de al lado, tomarte otro chupito o desintegrarte (hasta pronto, gracias). TARJETA AMARILLA.

Resultado de imagen de bored giphy

También está el que decide que el sábado noche en un cumpleaños es el mejor momento para ponerse a (des)ordenar todos sus conflictos emocionales. Parejas de ayer y hoy que discutís en cada fiesta y causáis una hecatombe para volver el lunes siguiente: os pondremos un pipicán a parte y os daremos tila en bebederos de hámster. TARJETA ROJA.

Y para terminar, querido aguafiestas, si decides quedarte y empezar a beber como si no hubiese mañana para lidiar con tu existencia y con los despreciables gusanos que te rodean (osea, todos nosotros), te pido que sepas cuándo parar de ingerir para no sacar al Mike Tyson que llevas dentro a la mínima de cambio y causar tensión, mal rollo o peleas. Que te sientas atacado con cada broma que te hagan no es culpa del resto. EXPULSIÓN.

Resultado de imagen

Ya lo veis, la vida me ha hecho así: antes era el alma de la fiesta, a la próxima traigo una piñata de nitroglicerina.