Homenajes Póstumos Del Rock

Hace un par de días te hablamos de Flags of the old regime, el tema que Pete Doherty le ha dedicado a la difunta Amy Winehouse y cuyos beneficios irán dedicados a su fundación, dedicada a prevenir y combatir el consumo de drogas entre los más jóvenes. Puede que el co-líder de The Libertines sea el último, pero no es, desde luego, el primero. Muchos otros cantantes y grupos han querido dedicar alguno de sus temas a otros artistas ya fallecidos por los que sentían admiración y respeto.

Hoy, en Código Nuevo, te traemos una selección de nuestras favoritas. Canciones de cantantes para cantantes que intentar atrapar el recuerdo de los que se fueron, y es que, ya se sabe y así lo hemos comentado alguna vez por aquí: las penas, con música, son menos. Homenajes póstumos para disfrute de los que seguimos vivos.

Here today (Paul McCartney. Dedicada a John Lennon)

Escrita dos años después de la muerte de Lennon, fue incluida en el álbum Tug of war, publicado en 1982. La canción es una conversación imaginaria entre los dos cantantes. George Martin, productor de los Beatles, fue el escogido por Paul McCartney para darle forma en el estudio de grabación. A pesar de no publicarse como single del disco, llegó al puesto 46 en el Billboard.


Shine a light (The Rolling Stones. Dedicada a Brian Jones)

Convertida en homenaje póstumo, esta canción, en realidad, comenzó a escribirse en 1968, cuando Brian Jones seguía vivo, aunque cada vez más hundido en el pozo de las drogas. Fue incluida en el que probablemente sea el mejor disco de la quizás mejor banda de rock de todos los tiempos, Exile on main street, publicado en 1972.


Amy (Green Day. Dedicada a Amy Winehouse)

Los Green Day dejaron de lado su vertiente punk para escribir y cantar este conmovedor homenaje a la fallecida cantante inglesa. La canción fue presentada durante una actuación en el Tiki Bar de California, su tierra natal. Un tema plagado de referencias a la vida de la cantante para terminar con una petición tristemente imposible: Amy, no te vayas.


Chelsea Hotel #2 (Leonard Cohen. Dedicada a Janis Joplin)

Residencia habitual de infinidad de artistas, especialmente entre los años cincuenta y setenta, fue en este mítico hotel neoyorquino donde Leonard Cohen conoció a Janis Joplin, con la que tuvo una pequeña aventura y a la que está dedicada la canción. Cohen solía introducir la canción en directo contando una pequeña historia que dejaba claro que la canción estaba dedicada a Joplin, algo de lo que se arrepintió después y por lo que quiso pedir disculpas declarando en una entrevista concedida a la BBC en 1994 que “Si hay alguna manera de pedirle disculpas a un fantasma, quiero pedirle disculpas ahora por haber cometido esta indiscreción”.


No one but you (Queen. Dedicada a Freddie Mercury)

Conocida como “La última canción de Queen”, el tema, publicado en 1997, fue compuesto por Brian May, guitarrista y compositor de la banda a raíz de la muerte de Mercury en 1991 como consecuencia del SIDA. John Deacon, el bajista del grupo, se retiró tras grabarla.


Let me in (R.E.M. Dedicada a Kurt Cobain)

Incluida en el disco Monster, publicado en 1994 y que, por cierto, estaba a su vez dedicado al actor River Phoenix, fallecido el año anterior, la canción fue grabada utilizando una de las guitarras de Cobain. Una Fender para zurdos regalo de Courtney Love que Mike Mills tuvo que encordar de nuevo al ser diestro. Kurt Cobain, gran amigo de Michael Stipe, era fan declarado de R.E.M., a los que consideraba su banda favorita, y había expresado su deseo de hacer un disco parecido a Automatic for the people, que le fascinaba.