Cómo hacerte amigo de tu ídolo y traicionarle de la forma más miserable

Hace tiempo, en un lugar muy lejano (aunque esto en realidad depende de dónde estés), un jovencito que soñaba con ser futbolista conoció a su ídolo, Maxi López, y le pidió un autógrafo. Poco podía intuir entonces Maxi que aquella rúbrica plasmada con todo su corazón le iba a costar tan cara. Esta es una historia de amistad (?), amor y traición muy fuerte; esta es la historia de cómo Mauro Icardi se convirtió en el peor amigo del mundo.

Capítulo 1: El fan que se convirtió en compañero

En 2006 Maxi López jugaba en el Barcelona, no era muy bueno, pero celebraba los goles haciendo la gallina y eso le hacía molar. Un día un chaval enfundado en la camiseta azulgrana le pidió un autógrafo (era Icardi, por si hay algún despistado).

historias, deportistas, fútbol, codigo nuevo

A la izquierda, un confiado Maxi firma un autógrafo. A la derecha, el joven Icardi mira fríamente a la cámara.

Casualidades de la vida, seis años después Icardi se convirtió en futbolista profesional con la Sampdoria, equipo italiano en el que había recalado Maxi. Se pasaban la pelota, marcaban goles y los celebraban abrazándose con los ojos vidriosos de felicidad.


Capítulo 2: Cuando Mauro conoció a Wanda

Todo iba tan bien que Maxi decidió invitar a su casa a su nuevo mejor amigo y le presentó a su mujer, la modelo Wanda Nara (de las que les gusta hacerse fotos en tanga y salir en realities). Icardi se convirtió en uno más de la familia, el típico acoplado de la vida que pasa más tiempo en tu casa que en la suya. Pero resultó que no era por Maxi.

historias, deportistas, fútbol, codigo nuevo ¿Qué quieres decir con esos gestos, Wanda?

Capítulo 3: El divorcio y las provocaciones

Era previsible. En 2013 Wanda dejó a Maxi acusándolo de serle infiel (ahí es nada), y a los pocos meses empezó una relación oficial con Icardi. Hasta aquí pues mira, pese a romper la regla más importante del manual de colegas de no tocar a las novias ni a las ex, tampoco hay que crucificar a nadie, porque el amor tiene estas cosas. Lo que es un poco feo es que se dediquen a hacerse fotos con los hijos de Maxi y colgarlas en las redes sociales acompañadas de mensajes cargados de segundas intenciones...

historias, deportistas, fútbol, codigo nuevo Y no se dignaron ni en cambiar el peinado de los niños para que se pareciesen más a Maxi de joven.

Capítulo 4: Tatuajes para todos

Para Icardi no era suficiente mostrar sus sentimientos en Instagram. Y como le sobraba espacio en el cuerpo decidió hacerse un par de tatuajes: uno de Wanda y otro de los hijos de Maxi y la modelo. A estas alturas ya puedes pensar que el tipo es un poco cabrón sin miedo a equivocarte. Pero hay más.


Capítulo 5: El derbi de Wanda

Antes o después tenían que enfrentarse en un partido, y la actitud de ambos no decepcionó. Icardi quiso saludar a Maxi como si no hubiese pasado nada. Primero este se negó a darle la mano, y en la siguiente ocasión fue un poco más allá.


¿Continuará?

Parece difícil que se vuelvan a encontrar en un terreno de juego porque a Maxi lo echaron en enero del Torino por gordo (pobre, ya nada tiene sentido para él y se ha descuidado). Lo que ya no es tan claro es que Icardi y Wanda vayan a dejar de provocar.

historias, deportistas, fútbol, codigo nuevo Aquí tiene razón, todo sea dicho.

Aquí tiene razón, todo sea dicho.