Guía Para Mileniales: Cómo Sobrevivir A Un Festival

Verano, sol, conciertos... estamos en plena época de festivales. Días de música y fiesta ininterrumpida con todas las papeletas para convertirse en los más memorables de tus vacaciones. Tanto si ya eres un experto en el noble arte de ir de festival como si aún no te has adentrado en este maravilloso mundo, aquí van una serie de consejos que te ayudarán a disfrutar al máximo de la experiencia.

Organización. Aunque tu objetivo principal durante el festival sea, simple y llanamente, desmadrarte, una mínima organización te ayudará a escuchar el mayor número de grupos posible y, sobre todo, a no perderte ninguno de tus favoritos. El número de bandas y escenarios es cada vez mayor, por lo que es probable que varios de los conciertos que te interesan se solapen, al menos en parte.

Muchos festivales lanzan sus propias aplicaciones semanas antes de comenzar y, en cualquier caso, los horarios y escenarios están siempre disponibles en la página web. Echa un vistazo antes de ir y ponte de acuerdo con tus amigos para evitar discusiones de última hora. Recordad fijar un lugar de encuentro por si os perdéis o si decidís separaros para algún concierto. Las líneas de móvil se saturan con frecuencia cuando hay grandes acumulaciones de personas.

CampingPuede que sea el lugar donde más tiempo pases, por lo que es importante ir bien equipado y tener en cuenta algunos detalles. Aunque el festival dure tres días, muchos abren sus instalaciones la semana previa. Intenta llegar lo antes posible o los mejores sitios estarán cogidos. Puedes aprovechar para conocer la ciudad, pasar unos días en la playa o, simplemente, ir calentando motores con tus amigos.

Un colchón hinchable o, al menos, una esterilla, son obligatorios. Vas a dormir poco, por lo que es conveniente intentar dormir bien. Después de horas bailando, tu cuerpo te lo agradecerá. Si vais en coche y tenéis espacio, aprovechad para llevar sillas plegables. Unos altavoces para el móvil, cartas, juegos de mesa o un instrumento musical (guitarra, ukelele, bongos) te ayudarán a pasar esas horas muertas que median entre que el calor te echa de la tienda y comienzan de nuevo los conciertos. Además, son un imán para conocer gente nueva. Acampar en zonas concurridas y llevar un candado para la tienda puede evitarte disgustos.

Higiene y artículos personales. En dos palabras: toallitas húmedas. Ya sean para ir al baño, refrescarte, limpiar el sudor o sentirte  a gusto durante un rato, son una de las piedras angulares de tu equipaje. Las necesitarás. No está de más tampoco echar un bote de champú seco, desinfectante de manos y, si no quieres convertirte en un buffet libre andante, una pulsera antimosquitos. Son igual de efectivas que el spray y tienen muchas más ventajas: no se van con el sudor, no irritan y no hacen que apestes en un radio de dos metros.

Es posible y probable que, tras días de buena fiesta y mala alimentación, tu cabeza o tu estómago necesiten algún tipo de medicamento: no dejes de llevarlos en tu neceser junto a los preservativos y el protector solar. Una pequeña navaja multiusos tampoco está de más para abrir botellas, latas de comida, preparar bocadillos... recuerda dejarla en el camping antes de intentar entrar al festival si no quieres que los de seguridad, como mínimo, se queden con ella y te echen de allí a patadas.

Móvil. Imprescindible como cámara de fotos, para actualizar las redes sociales, encontrar a tus amigos perdidos y hacer de linterna improvisada. La noche es larga, asegúrate de que la batería está completa antes de dejar la tienda. Muchos festivales disponen de puntos de carga que pueden salvarte en caso de emergencia, pero recuerda que la música no para: llevar una segunda batería puede ser una buena opción si no quieres perderte algún concierto por tener que estar pegado al teléfono.

Por último, no olvides llevar dinero en efectivo: no se suelen aceptar tarjetas y no hay cajeros automáticos. Por lo demás, no te preocupes demasiado: aunque un buen festival debe convertirse durante unos días en un universo paralelo de música y diversión, recuerda que tienes una ciudad al lado: puedes acercarte a comprar todo lo que necesites o hayas olvidado. Seguro que muchos de vosotros acabáis de volver de un festival o vais a ir en breve, así que... ¡Contadnos! ¿Qué cosas no faltan nunca en vuestro equipaje? ¿Qué consejos les daríais a los mileniales?

Crédito de la imagen: http://www.funzine.hu