A Girl Like Her: Me Quedé En Coma Pero Antes Le Grabé Con Una Cámara

Infancia y adolescencia son esas etapas de la vida que, generalmente, se recuerdan con mayor cariño. Un entorno de confortabilidad paterna, un grupo de amistades que parecen eternas y un colegio que, con sus más y sus menos, termina convirtiéndose en una suerte de burbuja protectora. Pero no siempre. Pequeños detalles físicos, una personalidad algo diferente al resto o, simplemente, la ausencia de valores en algunos compañeros, pueden desembocar en una auténtica tragedia para el niño o joven involucrado: el acoso escolar.

Una situación que se ve perfectamente reflejada en A Girl Like Her, falso documental de Netflix en el que se narra la historia de una chica que queda en coma por su intento de suicidio pero que antes, aconsejada por un amigo, graba, con cámara oculta y todo lujo de detalles, el bullying al que está siendo sometida en el instituto. Una realidad que conoceremos de primera mano a través de imágenes de gran crudeza e impactantes confesiones por parte de la supuesta acosadora.

Un caso inspirado en situaciones reales, como la de la escocesa Britney Mazzoncini, que puso fin a su vida, a los 16 años, con una sobredosis de pastillas para la ansiedad. Un suicidio que, según las investigaciones, apuntaría al 'ciberbullying' a través de Facebook. Un fenómeno de hostigamiento en las redes sociales que también se produce a diario en nuestro país. Este mockumentary -que debería ser de visionado obligatorio en todos los institutos-, arranca con un equipo de televisión acudiendo al instituto donde se ha producido la fatal desgracia: La alumna Jessica Burns ha intentado suicidarse con una sobredosis de pastillas que termina provocándole el coma. Tal y como sucedió en el caso de Britney Mazzoncini, el acoso escolar continuado resulta en la más terrible de las decisiones: La de quitarse la vida.

Con un estilo novedoso, un montaje que impacta y unas imágenes poderosas, A Girl Like Her nos engancha desde el principio gracias, en parte, a su ritmo trepidante. Mediante entrevistas a los alumnos y protagonistas de los sucesos, -mezclando ese tono de programa de telerrealidad con el estilo de un documental-, la trama avanza hasta que se desenmascara a la acosadora. Empujones, ciberbullying, insultos colectivos, burlas, acoso personal y una mezcla de violencia verbal y física que, con las grabaciones de la cámara ocultase nos muestra con una crudeza que solo los acosados habían visto antes.

En esta hipnosis narrativa ha tenido mucho que ver Amy S. Weber, guionista y directora que cumple a la perfección con el cometido de este falso documental: presentarse como una grabación real. Sin duda, una fórmula muy efectiva para mostrar esa realidad que se vive en los centros educativos de todo el mundo. Una producción que nos hará testigos del sufrimiento de la protagonista, pero también de la evolución personal que sufre la responsable del acoso.

Es posible que A Girl Like Her se exceda con ciertos estereotipos, utilice demasiados clichés para mostrar los hechos o muestre un perfil algo irreal de la antagonista, pero, a la vista de las dificultades que entraña lograr confesiones reales de los acosadores, la película cumple perfectamente con su intención final: concienciar a la opinión pública del infierno que viven las víctimas del acoso escolar.

girl like her codigo nuevo

Más allá de propuestas audiovisuales, la solución al problema real pasa por denunciar y tomar las medidas oportunas, pero también por una educación previa que evite situaciones susceptibles de convertirse en acoso. Puede que, al vivir las terribles consecuencias del bullying en la piel de los actores, los acosadores reales se lo piensen dos veces antes de volver al ataque.