Gaga, ¿De Verdad Era Todo Lo Que Podías Hacer En La Super Bowl?

Querida Gaga,

Sé que estarás muy liada leyendo y escuchando opiniones sobre tu intermedio de la Super Bowl, pero, en serio tía, ¿esto es todo lo que podías hacer? Que sí, que estuvo guay, pero lo que hiciste ayer dejó de sorprendernos ya en 2009. Que nos ha encantado que vuelvas a tus inicios, pero ¿dónde estaban las sorpresas que nos habías prometido? Vamos por orden, que tenemos mucho de lo que hablar. 

Empezar con un God Bless America en la azotea del estadio fue un gran acierto, que estando en América, un poco de peloteo patriótico siempre viene bien, pero dibujar la bandera de Estados Unidos con drones iluminados en el cielo, ya se te fue de las manos. Lo de saltar al vacío como un gato asustado tuvo su gracia, pero bajar colgada como si fueses a robar un banco fue peor que el momento en el que intentabas deshacerte el moño.

Pero toda esta experiencia paranormal del principio te la perdono por ese mix de Paparazzi, LoveGame, Just Dance y The Edge Of Glory para acabar cantando Poker Face encima de una torre de 5 metros de altura, que me puso hasta los pelos de punta. Así que, por el bien de todos, vamos a fingir que el espectáculo empezaba aquí.

Continuar con Born This Way y unirla a Telephone y Just Dance también fue increíble aunque, si te soy sincero, en más de un momento recé para que los rumores de que apareciera Beyoncé embarazada por alguna esquina fueran ciertos. Y, si antes digo que me estaba faltando el momento sensiblero, antes llegó Million Reasons. Y me parece muy bien que te mole eso de la balada a piano, que fue un momento precioso, pero ¿tú crees que la Super Bowl es el mejor momento para saludar a tus padres? Porque creo que no, Gaga. Ya bastante te perdonamos lo de ir abrazando fans y tus speeches motivacionales.

Si no fuera por este único tema de Joanne en todo el setlist, te habrías olvidado de esta nueva etapa por completo, eh. Vamos, que si hubieras hecho la Super Bowl en 2011, habría sido exactamente igual. Ropa, canciones, bailes, escenario y no fuiste capaz de cambiar ni un solo paso de baile. Te vino la nostalgia fuerte y mandaste el country por donde había venido y como si no hubiera pasado nada.

Sin duda el éxtasis llegó con Bad Romance, que ya veía que me iba a dormir sin escucharla. Y aquí no te voy a hacer ninguna crítica. Excepto por el final. Que eres Lady Gaga. ¿Qué clase de final es ese para una Super Bowl de una diva de tu nivel? Que te ha faltado salir por la puerta de emergencias como si nada. Que hay más fuegos artificiales en las fiestas de mi pueblo. Échale un ojo al cierre de Katy Perry hace dos años y toma nota.

Pero ahora en serio, Gaga, los 10 millones de dólares que te costó la actuación te los gastaste en bailarines, ¿verdad? Porque pude contar más de 45 en total y, desde luego, en ropa no te lo gastaste, que solo te dignaste a cambiarte una mísera vez en los 13 minutos de actuación. Y, como digas que la sorpresa que tenías guardada eran los drones iluminados, te dejo de seguir en twitter y no me va a temblar la mano.

Bueno, me voy a ir despidiendo ya. Puede que me haya puesto un poco hater, pero todo esto te lo digo porque te quiero de verdad. Que, a pesar de la horterada de comienzo y algunas pequeñas cosas que ya he comentado, fue una buena actuación, aunque sorprendiste a absolutamente nadie.