Un estudio revela cómo los perros manipulan a sus dueños

Quien tenga una mascota sabe que muchas veces se les ama más que a muchos miembros de la familia. Y en el caso de los perros, que han vivido con los humanos como animales domésticos durante miles de años, casi les falta hablar o sentarse a la mesa y preguntarte: "Querido dueño, déjate de pienso y dame un buen filete". Y no ocurre lo mismo con iguanas o conejos, o esos 'punks' de los gatos. Los perros nos tienen tan estudiados que a veces no sabes quién de los dos lleva la maldita correa.

Según un estudio del Centro de Cognición Canina de la Universidad de Portsmouth, los canes tienen la habilidad de comunicarse con nosotros y ajustar sus gestos faciales para provocar emociones y llamar conscientemente nuestra atención. Su autora, la doctora Juliane Kaminski, se ha dedicado a filmar perros de diferentes razas y edades en diversos contextos para analizar cómo cambian sus expresiones faciales en presencia de humanos.

Resultado de imagen de gif perros

“Los hallazgos parecen evidenciar que los perros son receptivos a la atención de los humanos y esas expresiones son potenciales intentos de comunicación, no simplemente respuestas emocionales”, concluye Kaminski.

Nos prefieren a su comida

Si los movimientos faciales fueran algo que los perros hicieran al estar excitados, por ejemplo, la investigadora hubiera esperado que estos también se produjeran en el momento en que se les enseña comida. Sin embargo, en su informe científico señala que 24 perros no mostraron ninguna diferencia facial cuando se les alimentaba si nadie estaba mirando.

Por otro lado, alzaban las cejas pareciendo más adorables cuando recibían la atención de las personas. Y además, si sabían que alguien les observaba sacaban la lengua y vocalizaban más.

Resultado de imagen de gif perros

Kaminski filmó a los perros atados, colocando a una persona a un metro de ellos, pero a veces el sujeto miraba y otras no. Las respuestas fueron codificadas para analizar los movimientos de los músculos faciales, incluyendo algunos tan sutiles que ni siquiera seríamos conscientes.

Miles de años de domesticación han cambiado la relación que existe entre perros y humanos. Ahora nuestros amigos peludos están más conectados con nosotros que con muchos animales. De hecho, estudios previos han demostrado que los perros son más proclives a robar comida cuando las personas se vuelven de espaldas y no están atentas, y pueden seguir la mirada de alguien que haya establecido un contacto visual previo con ellos.

Resultado de imagen de gif perros

No obstante, muchas de nuestras expresiones faciales son involuntarias, y también ocurre en los perros. Nacen de un estado interno más que de nuestra audiencia, y eso también hay que tenerlo en cuenta. Así que cuando veas a tu adorable yorkshire sacando la lengua o llorando con esa carita de peluche, ya sabes que hay un plan deliberado para llamar tu atención.