Escapadas originales desde Barcelona para volver a estar literalmente de vacaciones

La mayoría son zonas naturales en las que podrás relajarte, hacer deporte o hasta descubrir ruinas volcánicas. 

Hemos vuelto justo a donde no queríamos volver: al trabajo, a la universidad, a lo mismo de cada semana, a la alarma y el café bien cargado. Hemos vuelto y parece que hace cien años que nos fuimos de vacaciones (aunque solo hayan pasado un par de semanas). No podemos parar de mirar vuelos, comparar precios, estar (mentalmente) en un sitio muy distinto al que estamos. Queremos que llegue el viernes para poder irnos lo más lejos posible. Se llama: salir de Barcelona a toda costa.

Pero, ¿dónde podemos ir? ¿Cómo? ¿Cuándo? Pues bien, hay muchas opciones para salir de la ciudad y darte una última escapada antes de volver a la rutina. Te las dejamos a continuación:

1. Alquila una furgo con ‘The Feather Van’

Un planazo que tenemos pendiente en nuestra "to do list” es alquilar una furgo y empezar nuestro viaje sin una ruta concreta en mente. Recorrer la carretera hasta encontrar un spot de ensueño donde pasar la noche y ver el amanecer.  

Puedes escaparte con tu pareja, tu madre, tu tía o sola (¿quién dijo que estos planes no se pueden hacer con uno mismxs?). 

Nosotrxs te proponemos que eches un vistazo a las campers de The Feather Van y, aunque en su web encontrarás muchas rutas (difícil decantarse por una), te animamos a que improvises hasta donde te lleve la carretera. Déjate llevar y disfruta de esta experiencia que tiene pinta de convertirse en algo que repetirás más de una vez.

2. El balneario que necesitas

Las semanas son muy largas. Lo sabemos. Sobre todo, desde que volviste de vacaciones. Por eso, queremos que pienses un momento en algo que realmente necesitas: relajarte. Sí. Septiembre puede ser muy duro y, el Valle de Boí tiene justo lo que necesitas. Se trata del Balenario Caldes de Boí y te va a hacer muy feliz.

Un lugar perfecto para desconectar envueltxs de naturaleza. Es, de hecho, el plan que necesitas para ti o para tu pareja. Es un regalo y, sobre todo, una de las mejores cosas que puedes hacer en esta zona, muy cerca del increíble Parque Nacional de Aigüestortes y el Estany de Sant Maurici. ¿Las fotos de postal? Aseguradísimas.

3. Un viaje random a los volcanes de La Garrotxa

¿Cómo? ¿Volcanes? ¿En Cataluña? Sí, sí, como lo lees. Antes de volver a los horarios apretadísimos del curro, te toca hacer un viaje de lo más exótico. Y es que, La Garrotxa, es una de las comarcas con más encanto de toda Cataluña. Allí encontrarás una zona volcánica donde podrás ver decenas de conos volcánicos, eso sí, ya inactivos y cubiertos de vegetación.

Pero, además de adentrarte en las antiguas capas de un volcán, o en los cráteres de volcanes como el Volcán Santa Margarida; también debes visitar el rincón más mágico de la zona: la Fageda d’en Jordà. Un boque super mágico que parece sacado de un cuentito de hadas. ¿Lo mejor? Que cuando más bonito está es justo en esta época, muy cerca del otoño, cuando las hojas se empiezan a teñir de color amarillo. De verdad que las fotos son increíbles.

4. Haz barranquismo en Rupit

Necesitas algo más fuerte. Vale, lo hemos pillado. Necesitas cerrar las vacaciones por todo lo alto. Pues sabemos lo que puedes hacer: una actividad de barranquismo en Rupit, uno de los pueblos más bonitos de Cataluña. Lo más interesante es que no está muy lejos de Barcelona, en coche estás a una hora y cuarenta minutos. Una vez allí solo tienes que hacer una cosa: disfrutar de sus prados y sus montañas o, de actividades como el barranquismo.

El salto de Sallent, con una caída de casi 100 metros, es uno de los puntos más espectaculares, pero hay también circuitos para lxs que acaban de empezar. En definitiva, un plan que te da las pilas que necesitabas para volver al curro. Naturaleza, deporte, buenas vistas, aire puro... ¿Qué más necesitas?