Te Enamorarás De Las Micro Pinturas De Lorraine Loots

Un día la artista sudafricana Lorraine Loots decidió dejar de ser artista. Aceptó un trabajo con horario de oficina para pagar las facturas pero, para no perder completamente el contacto con la creatividad, se propuso dedicar una hora al día a hacer una pintura pequeña. Muy pequeña. Lo suficientemente pequeña como para que pudiera hacerla con todo lujo de detalles y acabarla en ese espacio de tiempo.

Pasaron los días y empezó a compartir sus obras de arte en las redes que comenzaron a incendiarse con su talento. Pintó desde paisajes, objetos, animales, comida, personas famosas y todo lo que se le podía pasar por la cabeza durante los 365 días de 2013 que supuestamente iba a durar su proyecto. Pero al final de ese primer año no fue capaz de parar.

La cosa empezó a tomar proporciones, sus seguidores en las redes comenzaron a preguntar qué haría con todas esas pinturas hechas en hojas de 10 centímetros cuadrados y a hacerle ofertas para comprárselas. Al principio las vendía por unos 35 euros, y ahora alcanzan los 1.000.

"Soy una  persona muy detallista y supongo que ese pequeño trozo de papel me permite tener la sensación de poder trabajar en algo casi perfecto", cuenta Lorraine en este vídeo sobre su trabajo. Tiene más de 250 mil seguidores en Instagram con los que conversa regularmente y acepta que le hagan encargos que ella dibuja al día siguiente. Ha realizado varias exposiciones a nivel internacional, la última de ellas en Nueva York.

Cada una de sus pinturas llevan por título la fecha en que las hizo. "Siempre he querido encontrar una manera de documentar las cosas, una forma de marcar cada día", explica Lorraine que ahora dedica entre 3 y 7 horas al día a cada micro cuadro. A su proyecto le llamó Pinturas para hormigas y acabó teniendo que dejar su trabajo para dedicarse en exclusiva a ser artista.