Ejemplos Que Demuestran Que El Esfuerzo Puede Llevarte Tan Alto Como El Talento

Michael Jordan tenía claro que el fracaso es un paso necesario hacia el éxito. Y si alguien que ha ganado tanto en su vida te habla sobre cómo triunfar, habrá que estar atentos. Tenemos claro que conseguir los objetivos que uno se marca es cosa de actitud porque, salvo excepciones, nadie logra éxito sin haber sufrido antes más de un revés a sus ilusiones. Lo que marca la diferencia entre los ganadores y los perdedores es la cantidad de veces que son capaces de levantarse.

Siempre hay sitio para uno más

El tenista Andy Murray declaró una vez: "La gente siente pena por mi por haber jugado en esta era, pero yo creo que me hace un mejor jugador, porque cada año el nivel es más alto". No hay duda de que es un gran deportista, pero coincidir con Federer, Djokovic y Nadal le ha complicado mucho la vida. Tuvo que perder seis semifinales y cuatro finales de Grand Slam antes de lograr la victoria en el U.S. Open de 2012. Fueron años complicados a nivel emocional, pero el escocés supo ver un reto donde todos los demás veían una putada.

fracaso, mileniales, codigo nuevo

Como el propio Murray dice, el problema "no es el miedo a fracasar, sino a quedarte a las puertas del éxito". A él le pasó muchas veces, pero en vez de bajar los brazos, después de cada oportunidad perdida entrenaba más duro. Si Andy puede ver lo positivo de coincidir con tres de los mejores tenistas de la historia y convertir ese hecho en una fuente de inspiración, cualquiera puede hacerlo.

Una leyenda por paciencia

Si te caes veinte veces tienes que sacar fuerza para levantarse todas y cada una de ellas. Así fue la vida de Sergio 'Maravilla' Martínez, uno de los mejores boxeadores de este siglo y sin embargo tuvo que recuperarse de golpes muy duros a nivel moral. El peor de ellos cuando en 2011 rompió con la HBO y el Consejo Mundial de Boxeo después de que faltasen a su palabra de organizar un combate contra Julio César Chávez Jr. La respuesta del CMB fue quitarle a Sergio Martínez el título que se había ganado en los cuadriláteros para dárselo al joven púgil mexicano.

deportistas, inspiración, historias, tenis, boxeo, fútbol, codigo nuevo

35 años tenía por aquel entonces 'Maravilla' Martínez, y pese a ser considerado uno de los mejores boxeadores del planeta, no contaba con el apoyo ni el reconocimiento de alguien de su categoría. En ese momento lo lógico habría sido darse por vencido y retirarse. Pero en ocasiones hay que hacer caso al corazón y al orgullo desafiando a la razón. Decían que era demasiado mayor para recuperar su cinturón de campeón, palabras que no afectaron lo más mínimo su ánimo. Entrenando pero sin boxear, esperó pacientemente un año hasta que le dieron la oportunidad de enfrentarse a Chávez Jr. No solo ganó, sino que posteriormente defendió el título ante Martin Murray convirtiéndose en una leyenda del boxeo.

El éxito suele hacerse esperar

Y a veces no es cuestión de orgullo o de trabajar más duro, sino de tener confianza en lo que haces. Es complicado seguir por el mismo camino una vez has visto que por ahí no has llegado donde querías. Pero no hay que precipitarse buscando alternativas. Claudio Ranieri lleva siendo entrenador de fútbol desde 1986 y ha estado en varios de los mejores clubes de Europa, como el Chelsea o el Atlético de Madrid. Sin embargo, hasta esta temporada en su palmarés solo había una Copa y una Supercopa de Italia, y una Copa del Rey.

deportistas, inspiración, historias, tenis, boxeo, fútbol, codigo nuevo

El verano pasado el Leicester, que a punto de empezar la campaña se había quedado sin entrenador, fichó a Ranieri como solución de urgencia. El técnico italiano, que llevaba un año en paro, volvió a hacer lo que llevaba haciendo toda la vida, porque creía en ello. Ni el Leicester ni el Ranieri quisieron rendirse ante un panorama como poco desalentador, y el resultado fue inmejorable. Contra todo pronóstico el equipo inglés ganó la Premier League.

La historia no se acuerda de los que se quedan en el suelo, pero lo que es más importante: Rendirse no satisface a nadie. Fracasar es inevitable, pero no importa cuántas veces lo hagas si nunca renuncias al éxito.