Dicen Que La Risa Cura: 6 Beneficios Que Produce Reír

La verdad, después de todos mis años deambulando por la Tierra todavía no sé si hay un remedio efectivo para ser feliz. Lo que sí tengo claro es qué podemos hacer para intentarlo. Una de las cosas que hoy en día más se valoran es el sentido del humor, sin embargo parece complicado de aplicarlo con uno mismo. Mirarse al espejo y reírse, y reírse mucho. Y, porque no hay nada mejor que reírse, aquí algunos beneficios, prácticas y tácticas que te harán hacerlo mejor y más seguido:

1. Es el mejor antídoto contra cualquier mal que lleves dentro

Da igual qué ocurrió ayer o cómo te hayas levantado hoy, reírte te ayudará a espantar todos los males. ¿Qué te pasa? ¿Qué sientes? ¿Te has levantado con el pie izquierdo? ¿No te ha mandado un whatsapp la persona que te gusta? ¿Estás con la dieta Dukan y el exceso de proteínas te pone de mal genio? Tranquilo, no hay mejor azúcar que el produce uno mismo. Cuéntate un chiste a ti mismo y pa´alante.


 2. Reírte te hace irresistiblemente atractivo

Y no es que no lo seas si no te ríes, pero es que hacerlo te convierte en un auténtico pibonaco. Tú insinúate, tuerce la sonrisa, guiña un ojo y mira hacia atrás. ¿Qué ves? ¿Qué es toda esa retaíla de gente que hay detrás de ti? Justo. "Los seducidos".


 3. Cuando te ríes ejerces un poderoso imán de atracción expansivo

Y si no lo crees haz la prueba. Entra a cualquier bar y pide una cerveza con cara de perro, ¿qué percibes?. Ahora, entra de nuevo y pídela sonriendo, ¿lo notas? (vale sí, a veces esto no funciona porque todavía existe cierta reticencia a sonreir en el trabajo pero, ¿a ti qué más te da? tú hazlo).


 4. Es contagiosa

Según un artículo publicado por The British Medical, si te ríes delante de un grupo de personas, esta será contagiada mínimo a dos más. Ocurre como los bostezos, no se sabe muy bien por qué, pero funciona. Además siempre te ayudará a parecer más simpático (por si flojeas un pelín en ese aspecto).


 5. Quemas calorías

A ver por favor, cuidado con esto, ¿eh? No se trata de ir por la vida como si Marco hubiera encontrado a su madre, pero sí que te vendrá bien saber que aunque no se te vaya a quedar un figurín de escándalo (que quién sabe, si te funciona me avisas) al menos sabes que estás moviendo 400 músculos de tu cuerpo.


 6. Te hace envejecer más tarde

Puede que te ocurra que de tanto reír se te hayan empezado a formar unas graciosas patillas de gallo pero, ¿qué importa? Yo por ejemplo busco siempre enamorarme de quien las tenga y, desde luego, en mi escala de prioridades las arrugas que manifiestan que alguien ha reído mucho me encantan mucho más que unos músculos definidos (eso y un cerebro bien curtido).

Algunas prácticas (dos en concreto)

1. Haz el imbécil al menos una vez al día

Baila mal delante del espejo, ponte bizco delante de alguien, haz una mueca, canta mal adrede, intenta pronunciar un frase en Dothraki, remasteriza la letra de una canción o sorprende a tus amigos tocando la guitarra aunque no tengas ni idea. Desde esta perspectiva las cosas malas resultan menos malas, y las buenas todavía mejores. Te lo prometo.


 2. Practica la risoterapia

Hay muchos ejercicios pero este es muy bueno para hacerlo con amigos (si da la casualidad de que esa noche os habéis liado a beber gyntonics, mejor). La mecánica es muy sencilla: uno de vosotros empieza con una carcajada forzada (cuánto más exagerada mejor) y os vais turnando, veréis como la primera era de mentirita, pero acabaréis todos llorando de la risa. Es contagiosa, ya se sabe.

Y si nada de esto te funciona (que ya sería raro) siempre puedes probar a empezar por lo sencillo. El posthumor por ejemplo es una buena alternativa para abrirse al mundo y conocer otra forma de disfrutar comedia. Algo así como que quieran hacerte reír sin que el objetivo sea la risa en sí misma. Es complicado de entender, vale. Pero no imposible. Y si no, dale al play a cualquier vídeo de Venga Monjas (puedes empezar con el del hombre que pegaba latigazos en el Informe Semanal) y seguir con cualquier Ultrashow de Miguel Noguera y cerrar la jornada con el "Yo sólo quiero ser yo" de Carlo Padial.

Y ahora ya sí que sí. Tienes todas las herramientas necesarias para divertirte contigo. ¿Empiezas o no?