Descubre cómo son las princesas Disney transformadas en reinas empoderadas

Aunque alguna vez hayas podido imaginar cómo habrán seguido todas las historias de las princesas Disney de tu infancia, siempre pensaste en qué felices iban a ser con sus príncipes y cuántos hijos iban a tener. Sin embargo, nunca te paraste a imaginar cómo sería la vida de Bella 30 años después de que su churri se convirtiera en humano y pegara el braguetazo de su vida o si Blancanieves se volvió loca teniendo que dedicar su tiempo a reinar en el reino de su padre y ser primera dama en el de su marido. El fotógrafo Tony Ross y el diseñador de vestuario Nephi Garcia se preguntaron todo esto –y muchas otras cosas– y decidieron emprender un proyecto para mostrarnos a unas princesas convertidas en reinas.

Ross y García escogieron a cinco princesas de la factoría Disney para fotografiarlas de mayores, con su cetro en mano y una mirada de poder y experiencia. El objetivo de los artistas es doble: visibilizar y normalizar la vejez en la mujer (las princesas siempre son chicas jóvenes y bellas) y romper el estereotipo de que, además, solamente basan sus historias en el amor. "Estas princesas no solo están destinadas a vestirse bellamente, sino que cada una tiene una responsabilidad", afirmó García para la revista Buzzfeed.

Para hacerlo, Ross y García pidieron a mujeres que conocían personalmente que interpretaran a Ariel, Mulan, Bella, Cenicienta y Elena (la protagonista hispana de la serie de Disney Channel, Elena de Avalor). Además, cada pareja de princesa y las reina son madre e hija, excepto Blancanieves cuyo vínculo es el de nuera y suegra. Así, los fotógrafos consiguieron que ambas no solo se parecieran, sino que realmente se pueda apreciar el paso del tiempo y un vínculo en sus rostros.

Un proyecto que nos hace despertar de esa imagen de nuestras cabezas que llevaba a las princesas de nuestra infancia hasta un 'y comieron perdices para siempre'. Un 'siempre' joven y bello que durante años ha obsesionado con la perfección y la feminidad. Ross y García han dado un primer paso para que esto empiece a cambiar.