Descubre las grandes lecciones de una ruptura. No te preocupes, de todo se aprende

Superar una ruptura no siempre es fácil y menos si la historia que fracasa ha sido una relación larga con alguien de quien te has enamorado y a quien has querido. No pasa nada por llorar y estar triste durante una temporada, es normal, pero lo que no podemos hacer es convertir la tristeza y la pena en nuestros compañeros de por vida. Por eso llega un momento en el que tienes que levantarte, pasar página y, como de cada fracaso o cada acción desafortunada que ocurra en tu vida, aprender todo lo que puedas, aunque a veces las lecciones de vida puedan ser más que sorprendentes...

1. Que lo que tenga que ser será

Por mucho que quieras a una persona y que tengas esperanzas de que algo pase, es mejor no forzar las cosas, y menos en lo que al amor se refiere. Las relaciones tienen su ritmo, pero si este no te gusta es porque las cosas no funcionan. Pero tampoco te tortures por ello, si el ritmo que suena es un paso doble pero lo que necesitas es samba, vete a Brasil. No estás atada a nadie, así que como decían los Caños: "Vales mucho, piensa en ti".

2. Que un montón de gente de tu círculo odiaba a tu ex incluso sin conocerlo

Es verdad que hay gente que solo se siente feliz con las desgracias ajenas, qué le vamos a hacer, la naturaleza humana es así. Y ciertamente podías intuir que había gente de tu entorno que no apreciaba a tu pareja, pero que tus padres y tus amigas casi hagan una fiesta cuando les comunicas que lo habéis dejado... La pregunta es si alguna vez hubo alguien a quien le cayó bien.

3. Que "lo que lloras no lo meas"

El duelo por la pérdida de alguien se presenta en diferentes etapas, y es normal que muchas de ellas vengan acompañadas por el llanto. Eso es algo personal y privado que cada persona vive a su manera. Y aunque a veces nos regocijemos en el dolor, es solo una etapa, y lo que llores hoy, no lo llorarás mañana. Desahógate.

4. Que estar solo no siempre es algo malo

Aprender a no depender de nadie, a valerte por ti misma y a que no necesitas a nadie para ser feliz es una de las lecciones más importantes que se aprenden tras una ruptura. Pero, desde luego, al fin tener tiempo para ti y solo para ti es una de las cosas que con el tiempo acabarás apreciando. Porque tener el domingo para ir a la playa con tus amigas o para hacerte una sesión de belleza no tiene precio...

5. Que otro amor vendrá y será mejor

Como decía Lara Fabián en esa canción de los 90. Aunque hoy estés muriendo porque has roto con alguien, ni la tristeza, ni las lágrimas son permanentes. Conocerás a alguien que te vuelva a hacer sonreír, así que sal, emborráchate y conoce gente. Y aunque no encuentres a tu media naranja, al menos te divertirás.

6. Que todo cambia constantemente

Sabemos que los cambios pueden resultar incómodos, pero cuando llegamos a entenderlos podemos adaptarnos mejor a las consecuencias. Y la verdad es que debemos aceptar que el amor no es infinito, que las relaciones que duran toda la vida son cada vez menos. Nada es permanente, pero un final también puede significar un nuevo comienzo.

Crédito de la imagen: Vk.com