La desconcertante estrategia militar alemana que ha inspirado la película '1917'

El filme ganador de los Globos de Oro se basa en el rol de los mensajeros durante la Operación Alberich alemana, que les permitió aguantar un año más en las trincheras de la Primera Guerra Mundial

La película 1917 pasó de ser prácticamente una desconocida a alzarse como una de las grandes apuestas de los Oscar 2020 tras ganar los Globos de Oro a Mejor Película y Mejor Dirección. El filme histórico, ambientado durante la Gran Guerra, explica la historia de unos soldados británicos que hacen de mensajeros de guerra y que deben advertir a otra guarnición militar, en la que está el hermano de uno de los protagonistas, para que se preparen ante una inminente emboscada por parte del ejército alemán, previendo que se perderán muchas vidas si no lo logran.

Pero la película, un plano secuencia entre las trincheras de la Primera Guerra Mundial que consigue generar una profunda desesperación, ansiedad y tensión en el espectador, no es la típica película histórica que quiere explicar a fondo alguna gran batalla o recordar la vida de algún gran hombre. Al contrario, no está basada en ningún hecho real, el director tan solo se inspiró en las historias de su abuelo, que hizo de mensajero de guerra, y ni tan siquiera su experiencia la cuenta de forma fiel, es solo su base narrativa para crear una historia ficticia.

Los personajes que interpretan George MacKay y Dean-Charles Chapman no son mi abuelo [Alfred H. Mendes], pero el espíritu de lo que me contó y la idea central de un hombre llevando un mensaje no me ha abandonado jamás en los últimos 50 años”, explica el director a la revista Deadline.

Lo explora más a fondo Fotogramas: “ahondamos un poco en los detalles de la historia nos daremos cuenta de que hay divergencias importantes entre la historia real del abuelo Mendes y los eventos de la película. Para empezar, no fue hasta octubre de 1917 que el soldado aterrizó en el campo de batalla, mientras que la película se sitúa a principios de abril de ese mismo año”. El cambio es porque cinematográficamente era más interesante ubicar la acción durante la Operación Alberich, en la que los alemanes abandonaron zonas conquistadas para reforzar la Línea Hindenburg, la cual es protagonista de 1917.

'1917'

La confusión que desató esta operación fue increíble. Sin sistemas de comunicación modernos, los británicos no sabían si era una retirada o si era parte de una estrategia diferente. “No había comunicación fluida y nadie se ponía de acuerdo, nadie sabía lo que sucedía”, explica el director. ¿Era Alemania dándose cuenta de que iba a ser derrotada? ¿O iba a caer un nuevo ejército más reforzado? Nadie podía imaginárselo, porque Alemania, literalmente, cubrieron sus huellas sin dejar rastro de ellos en una noche.

La estrategia Alberich, además, fue exitosa, tanto, que le permitió a Alemania aguantar un año más de conflicto bélico. Los británicos, incluso, tardaron dos meses en conseguir acceder a la nueva línea alemana. Y habrían tardado mucho más tiempo sin la importante figura del mensajero, que no suele explorarse cinematográficamente, y que vivió en sus propias carnes el abuelo de Mendes. Argumentalmente este es el plato fuerte de la película, rescatar un personaje, el mensajero, y toda la angustia que vive caminando entre minas sabiendo que tiene que sobrevivir, pero no porque su vida sea importante, sino porque su mensaje que puede salvar cientos de miles de vidas.