‘Demolition’, Quizá Para Reconstruir Tu Vida Hace Falta Desmontarla

Si quieres reparar algo tendrás que desarmar todo… y averiguar lo que es importante. Reparar el corazón humano es como reparar un automóvil, examinas todo para luego armarlo de nuevo”, le dice a un recién enviudado Davis Mitchell (Jake Gyllenhaal) su suegro Phil (Chris Cooper).

Davis, un exitoso ejecutivo, acaba de perder a su mujer en un accidente de tráfico. Su rutinaria vida acaba de recibir un golpe seco y desconcertante, el mismo que provocó la muerte de su esposa al colisionar contra otro automóvil. A su alrededor, todos lloran su pérdida. Él, sin embargo, se encuentra en un estado de shock postraumático que no le permite derramar ni tan siquiera una lágrima. Atónito, frente a una hoja de papel donde escribe cartas sin destinatario, se pregunta: ¿La quería? ¿Sabía realmente quién era? ¿Qué relación teníamos?

Siguiendo el consejo de su abatido suegro decide despedazar todo lo que tiene relación con su matrimonio y, como consecuencia, romper consigo mismo. Es la forma más adecuada, o la única, que encuentra para llegar al principio de su bloqueo emocional y entender ese desconcierto que le ha generado la vida.

demolition, codigo nuevo, película, 2015

A través de esta demolición literal de todo lo que ha compuesto su vida, Davis desata una obsesión por saber cómo funcionan las cosas y desarmarlas para entender su mecánica. De hecho, es la misma terapia que utiliza para desengranar y descifrar su matrimonio. Desmonta relojes, ordenadores, neveras, luces e incluso destruye su propia casa y familia. El hecho de romper cosas a martillados hasta convertirlas en polvo consigue desahogarle y hacerle llegar a sentir dolor, aunque este sea meramente físico a causa de un accidente puntual al demoler todo lo que se encuentra en su camino.

A partir de esta obsesión empieza a ver cosas que antes no veía. Quizá, como bien decía su mujer: “porque no les prestaba atención”. Davies es un claro ejemplo de la sociedad moderna: la mayoría vive en una rutina diaria donde no se cuestiona como funcionan las cosas, ni porqué reproduce los mismos patrones una y otra vez. Simplemente lo hace para sobrevivir y tirar hacia delante.

Puede que, como bien plantea la película, para comprender en el punto que se encuentra uno en la vida actual hace falta retroceder, y descomponer una a una, todas las piezas que forman y han formado tu Yo. Y una vez hayas logrado llegar hasta la primera parte de ti, lograrás asimilarte y volver a juntar todos los trozos para reconstruir tu vida.

demolition, codigo nuevo, película, 2015

En Demolition, esta peculiar forma de superar la muerte de su esposa funciona como una ingeniosa metáfora que sugiere que para entenderse a uno mismo, hay que ir hasta lo más hondo de tu propia honestidad y aniquilar todos los secretos que te rodean. Solo así podrás volver a levantarte después de caer. En el caso de Davies, su honradez le lleva a comprender que lo único que estaba roto antes del accidente que acabó con su mujer era él.

No obstante, lo más curioso de la película recae en que tiene un doble juego. Al igual que el protagonista ha de demoler su vida anterior para construir una nueva, el espectador ha de separar, dentro de ese torbellino excéntrico de imágenes entrecortadas que forman el film, las piezas claves para extraer el verdadero mensaje que propone su director Jean-Marc Vallée. Y como consecuencia se verá expuesto al grato desafío del autoperdón.

https://www.youtube.com/watch?v=N-lxY40cvbM