Cosas Que Te Joden Mucho Pero Que Jamás Te Atreverías A Decir En Público

La lista de todos aquellos personajes públicos que han sido lapidados y que han tenido que pedir disculpas porque sus comentarios, hechos en en petit comité, han llegado al gran público es muy larga. Están los gimnastas brasileños que se pudieron a hacer bromas racistas sobre su compañero negro en Snapchat, el concejal de Ahora Podemos Guillermo Zapata que dimitió tras una polémica por unos tuits antiguos con bromas macabras, y, como no, Trump la lía cada dos por tres por decir lo que piensa en público. Una de sus últimas meteduras de pata fue meterse con el imponente lobby judío en un tuit.

Pero, lejos de estas tres cagadas monumentales, vamos a ser sinceros. Hay una serie de cosas que a todos el mundo nos joden, pero que nunca expresaremos en voz alta por miedo a parecer egoístas/mala personas/antisociales/maleducados/envidiosos. Ha llegado la hora de decir la verdad.

1. Ceder el asiento a los abuelos en el metro/bus cuando en realidad piensas: "¿De verdad tenías algo  hacer a las siete de la mañana, justo la hora punta en los transportes públicos?".

2. Cederlo a las embarazadas que encima se tocan la barriga en plan "levántate ya". ¿No había déficit de natalidad en este país? ¡Todas las que están trayendo hijos al mundo se suben a mi vagón!

3. Que tu amiga te pida un vestido y le quede mejor que a ti (será zorra...)

4. Que justo cuando está a punto de cerrarse la puerta del ascensor se meta alguien y tener que conversar con ese intruso de última hora.

5. Coincidir con un compañero de curro en el trayecto de vuelta a casa y tener que hablar con él hasta que él o tu os bajéis del metro.

6. Que alguien te pida que le dejes a probar de tu plato cuando tú te quieres comer TODO lo que hay en él, pero no tienes confianza para decirle que no sin parecer un gordo egoísta.

7. Ofrecer a alguien comida cuando tienes hambre y que te acepte un trozo. Se hace por cortesía, pero a ver si nos enteramos que hay que negarse.

8. Tener que apoyar a un colega a perseguir su sueño cuando sí, lo quieres mucho, pero es un puto zote.

9. Que alguien te diga "tu amiga es guapísima" y tú respondes "sí sí un pibón", cuando en realidad lo que quieres es decir: pues vas y se lo cuentas a mi amiga guapísima, no me lo restriegas a mí por mi cara, gilipollas.

10. Tener que prestar dinero a un amigo que las está pasando putas mientras piensas "jamás me lo va a devolver pero tengo que hacer estoy porque soy su amigo".

11. Preguntarle a un amigo su opinión sobre algo que has hecho con la idea de que te diga simplemente "está genial" y que efectivamente empiece a darte una opinión destructiva. Cállate.

12. Decir "¿Necesitas ayuda?" y que te respondan "sí" y tener que ayudar.

13. Que a tu compañero de trabajo le feliciten o le den alguna recompensa por su curro y decir "Tío, te lo mereces todo". Cuando en realidad piensas: ¡¡¿Por qué a él sí y a mí no?!!

14. Que un niño te pida el asiento de la ventanilla en el avión y tener que cederle el sitio porque "es un niño".

15. Que un niño se pegue todo el vuelo transoceánico llorando y tener que entenderlo porque "es un niño".

16. Coincidir con otros españoles en el extranjero y tener que hablar con ellos, solo por el hecho de compartir el lugar de nacimiento y encontrate con ellos fuera de él. Si he venido hasta aquí no ha sido precisamente a ver españoles. 

17. Que el tío/primo/tío-abuelo con el que no tienes relación te llame cada año para felicitarte por tu cumpleaños porque es "lo que hace la familia". Y tener que hablar con él del tiempo y de qué tal te va el trabajo/estudios.

18. Tener que invitar a tu boda a ese tío/primo/tío-abuelo porque es lo obligado en la familia. O sea, tu madre te ha obligado.

19. Quedar con tu colega y que siempre aparezca con su pareja. Te ves incapaz de encontrar la manera de decirle que a veces te gustaría quedar con él a solas sin que eso provoque un conflicto internacional.

20. Que no te guste la comida en una casa a la que vas como invitado. Pero te toca poner cara de felicidad y decir "oye, está buenísimo eh". 

21. Las pasteladas que escribe tu colega en Facebook y a las que tienes que dar 'me gusta' por obligación para ser un buen amigo.