El Complot De Rihanna, Miley Cyrus o Beyoncé Que Puede Que Llegue A Tu Armario

Las bragas lo petan. ¿Quién quiere pantalones, faldas, leggins o cualquier otra prenda que aprisione las extremidades inferiores? Rihanna, J LO, Madonna, Beyoncé, Taylor Swift y Selena Gómez hicieron un día un cónclave y lo decidieron así. Y no pararán hasta que Zara saque una colección especial de bragas de uso externo, por ponerles un nombre que las diferencie de las de algodón de toda la vida. El día que eso pase, no habrá chaqueta de cuero color mostaza que pueda eclipsar a la nueva dimensión del underwear, que pasará a denominarse el overwear. Y quién dice bragas, dice bodys, no nos pongamos quisquillosos. Por cierto que en este encuentro de divas en la cumbre, Shakira declinó, ella sigue apostando por contorsionar su maravilloso abdomen.

Este outfit tiene su técnica. A Beyoncé no se le ve con pantalones desde 1998. Ha aprendido a sacar provecho a su nueva indumentaria creando LA POSE: pierna estirada, la otra un poco alejada del cuerpo y mano a la cadera. Como diciendo: "Sí, estoy en bragas y voy a comerme el mundo".

La reina de pop y la que se vestía con trozos de carne se lo pasan pipa con sus ligueros.

Selena y Taylor, que son las más amiguis del mundo, son más de compartir culotte.

J LO lleva el asunto al extremo con modelos muy pero que muy arriesgados.

A Rihanna le mola el rollo dominatrix.

Luego está Miley...

Situémonos en el caso hipotético de que Amancio abandone el mundo de los jeans y le dé por ponerse a hacer bragas en serie. A las ciudadanas de a pie se nos plantean ciertos problemas. No todas podemos pagarnos una depilación láser deluxe para lucir unas ingles cual culo de bebé. Ni tenemos tiempo para hacer 150 sentadillas al día que nos dejan un bufete a lo Beyoncé en la Superbowl.

¿Y cuándo tenemos la regla? De llevar compresa ni hablamos y viviríamos con el miedo de que al hilito rebelde de tampón le diera por querer explorar el mundo. Gracias a la CUP ahora sabemos que hay muchas más opciones. Tal vez los anticapitalistas también están metidos en el complot de las bragas. ¿Y cuando tienes una cita? Se pierde un poco el morbo de querer averiguar que se esconde ahí, ¿no?