El Complot De Las Grandes Marcas Para Que Tus Shorts Te Estimulen (Y No Mentalmente)

Es verano. El calor abrasador es ya parte de tu rutina. Eres feliz por poder ir medio en pelotas justificadamente y reivindicar tu espíritu de mujer liberada y dueña de tu cuerpo y por ese motivo salen de tu armario de forma triunfal esos mini shorts que te hacen sentir Lara Croft, o Lolita dependiendo del día y de cómo los combines.

Pero no todo es la brisa en tus piernas y sentir que tu vida es Verano Azul cuando subes a la bici: si por designios del destino tienes que estar sentada y hacer algo parecido a concentrarte, se desencadena el complot de los shorts estimulantes. El arma principal de este pantaloncito hostil es una costura interior que parece especialmente diseñada para encender con su roce tus dispositivos biológicos más primarios. Vamos, que te rozan la zona sísmica al mínimo movimiento.  Y eso no es muy óptimo para tu productividad (o no hemos encontrado el estudio que así lo indique).

Sí amigxs, siempre se ha hablado de la mítica empalmada inoportuna que sufren muchos hombres en momentos inadecuados, pero tus shorts también pueden convertirse en tu peor enemigo si el contexto no invita al acto mágico.

smile excited laughing laugh smiling

¿Estrategia de marketing infalible?

Puede ocurrir con cualquier tipo de pantalones, pero mayoritariamente con los de una marca americana concreta, y aquí viene la conspiranoia: ¿Será que lo diseñan así especialmente para que te des cuenta de tu sexualidad, estés más receptiva a los estímulos externos y por lo tanto más excitada y sociable? Porque claro, si a todas las que llevamos esos shorts nos pasa lo mismo, el resto del mundo los acabará asociando a una actitud más sexy (y por ende, más atractiva, al menos según las leyes de la jungla). Sería la revolución del pantalón, se observarían marabuntas de gente corriendo a las tiendas a por esos pantalones para sus novias, amigas o para ellas mismas. Y tachán! Ya tenemos identificado un complot de marketing sociológico.

mind blown comedy jimmy fallon fallontonight thank you notes

En todo caso, un marrón

El caso es que tú te encuentras en el trabajo o estudiando para algún examen pendiente y aunque no te muevas (que lo intentas, lo sabemos) estos pantaloncitos aparentemente inocentes entran en contacto con tu botón de la felicidad y empiezas a desear estar en la selva corriendo entre matorrales en lugar de mirando tu pantalla o los apuntes. Y esta costura no solo atenta contra tu concentración, sino que puede llevar tu mente al séptimo cielo en momentos inoportunos. Algunos casos en los que puede desatarse el complot de los shorts estimulantes son conduciendo (qué guapo es el camionero de al lado, pero qué porno es ese paso de zebra), en medio de un examen (no sé si la respuesta es A, B o mi número de teléfono) o en una comida con tus suegros, tu jefe o el jefe de tus suegros (la gravedad depende de otros factores y ya te empiezas a preguntar por qué llevas shorts en todas esas circunstancias).

Larga vida al short

Te hayas sentido o no identificada, no te avergüences si estás viva y tu cuerpo es un volcán, por si la temperatura y el buen humor de la época fuesen poco, tus prendas ajustadas no ayudan. Para ser prácticos te diría que te pongas ropa más holgada si no quieres perder la cabeza, pero si quieres saber la verdad, yo me sigo poniendo los shorts diabólicos a diario. Así que aceptemos que somos animales y arriba la hormona veraniega.

dog bulldog jeans denim jean shorts