Cinco movimientos de autodefensa que todas deberíamos conocer

Has salido a tomar algo con tus amigos y te toca volver sola a casa. Intentas evitar calles vacías y con poca luz, pero aun así no te sientes segura y cuando ves que alguien se acerca sacas tu móvil para hacerle creer que estás hablando con alguien. Agachas la cabeza y pasas rápido. Puede que nunca te haya pasado nada más allá de que te susurren un piropo. Sin embargo, es innegable que todas sentimos miedo en una situación así. Por eso, mientras se avanza poco a poco para educar contra las agresiones sexuales, una buena idea es aprender algunos trucos de autodefensa específicos para mujeres. No hace falta que los uses, pero sentirte más segura te ayudará a estarlo.

Rachel Hosie, periodista del medio inglés The Independent, se acercó a una escuela de Krav Maga en Londres para aprender los movimientos básicos con los que defenderse en caso de una agresión sexual o robo. Para el que no lo sepa, el Krav Maga es un sistema de defensa israelí que proporciona las herramientas suficientes para reaccionar mediante el instinto natural ante un ataque y poder escapar, tanto si eres mujer como hombre. Y esto fue lo que aprendió.

1. Golpea con la mano abierta

Se trata de utilizar tu mano abierta, sobre todo la parte del talón ya que es donde hay más hueso y puedes hacer mayor fuerza. Con un movimiento que empiece a partir de tus costillas (se trata de no balancear el brazo), utiliza la palma de tu mano para golpear a tu atacante rápidamente en las zonas más vulnerables de su cara, los ojos, y el cuello, apartarlo de ti y escapar.

2. Patadas en la entrepierna

Las ingles son una de las zonas más sensibles tanto para hombres como para mujeres, así que una patada certera (o varias) o un rodillazo en esa zona conseguirá que tu agresor se detenga por el dolor y tú puedas huir. Intenta golpear con la zona del empeine o los dedos de los pies si estás lejos, si estás cerca usa tu rodilla. 

3. 360 o defensa exterior

Los atacantes suelen usar un movimiento circular para agarrarte e inmovilizarte, tanto desde atrás como si te asaltan por delante. Para evitarlo, utiliza tu brazo en ángulo recto para rechazar su ataque y crear espacio entre tú y el atacante. 

4. Contra los que te agarran del bolso (o cualquier otra parte)

Lo mejor que puedes hacer cuando te agarran del bolso o la ropa hacia abajo o un lado es utilizar esa fuerza contra ellos. No intentes resistirte y tirar hacia lado contrario, ya que probablemente tengan más fuerza que tú además de contar con el factor sorpresa. Utiliza la inercia de su estirón para golpearle con uno de los movimientos anteriores.

5. Defenderte desde el suelo

Si no has podido evitar caer y estás en el suelo, valora la distancia a la que estás de tu agresor e intenta apartarlo de ti pateándole fuertemente alternando las dos piernas. Si está cerca, levanta tus caderas del suelo para conseguir más fuerza en tu patada. Después levántate rápido y huye.