"Bueno, ¿Qué Te Ha Parecido?" Cómo Contestar Cuando La Pareja De Tu Colega No Es Muy Agraciada

Uno de los silencios más incómodos en una conversación, además del decir un "te quiero" y no obtener respuesta, es cuando un amigo te presenta a su pareja y sin que haya sido de tu agrado (físico o mental) te toca responder al típico "Bueno ¿qué te ha parecido?".

Porque no hay nada como la sinceridad entre amigos, pero a veces, por no pecar de demasiado transparentes o no crear un trauma a tu amigo de toda la vida, toca recurrir a las típicas frases para salir del paso hasta comprobar que, efectivamente tu colega sale con un orco o con un idiota redomado.

Pero como el "pues es majo" está muy visto y es también la mejor manera de llamar a alguien feo y el "bien" a secas te va a traer más problemas que soluciones, así que he aquí algunas frases demostradas que pueden funcionar en casos de extrema necesidad:


1. Contestar tú antes de que te pregunten

  • Oye, muy majísimo ¿no? y parece inteligente
  • Me lo he pasado genial, un encanto
  • Tiene mucha personalidad (que es la denominación de feo por antonomasia pero si lo dices tú de primeras, no lo parece)
  • Parece buena persona y simpático ¿pa qué quieres más?
  • Es gracioso ¿eh?


2.Hacer tú las preguntas antes de que te las hagan a ti

Porque a veces, dependiendo de la respuesta, incluso podríamos entrometernos un poco más.

  • Bueno ¿y qué tal con él/ella?
  • ¿Eres feliz?
  • ¿Te gusta?
  • ¿Folla bien?
  • ¿Follará bien, no?
  • ¿Te diviertes?
  • ¿Tiene pasta?
  • Contéstame primero a la tercera pregunta


3. A dónde vas. Manzanas traigo

Gracias al factor sutileza, contestar a todo sin concretar en la pregunta. Ponerte a narrar la tarde como algo maravilloso y enfatizar en otras cosas negativas para que al otro se le quite su duda de la cabeza.

  • ¿Qué te ha parecido?
  • Me ha parecido todo estupendo, él muy majo, la comida estaba riquísima, el sitio me ha encantado. El camarero un poco gilipollas, eso sí. Pero bueno mira, nos hemos reído. Sí, muy simpático. Hay que venir más, y la próxima vez se lo decimos a Laura, que anda un poco floja de ánimos que desde que la despidieron, no remonta. Qué putada debe ser que te despidan después de 3 años, ¿eh?... eso si que son problemas de verdad, ¿EH?


4. Ir de gallego por la vida

Si al final no te libras de la odiosa "¿ Y QUÉ TE HA PARECIDO?", riza el rizo todo lo posible hasta llevar la pelota a tu tejado. La clave está en distraer al contrario:

  • ¿ y qué quieres que me haya parecido?
  • ¿tú qué crees?
  • Qué pregunta más tonta
  • Lo sabes perfectamente ¿no se me ha notado?
  • ¿Pues qué me va a parecer?
  • ¿Cómo le he caído yo, que es lo importante?


5. Que hable el alcohol

Si crees que nada de esto va contigo, lo que puedes hacer es beber como si no hubiera un mañana, por si sale la tediosa cuestión a lo largo de la quedada, tu estés tan borracho que todas las buenas opiniones saldrán de manera sincera, gracias a la exaltación de la borrachera.

A ver si con esto dejáis de necesitar que el resto os de el aprobado a una relación. Dejad de preguntarnos qué nos parecen vuestras parejas porque nos atragantamos y estamos hartos.