El brutal cabreo de Paulo Coelho cuando le dicen que no se puede ser hippie y multimillonario

La periodista entrevistó a Coelho en relación a su nuevo libro, sobre la filosofía hippie, en una mansión de Suiza con mayordomo

La nueva novela de Paulo Coelho, Hippie, llegará a España el 28 de agosto. La periodista Virginia Drake, de XLSemanal, fue a entrevistarle a su casa de Ginebra (Suiza) para hablar sobre el contenido de la publicación y la filosofía hippie que promete con el título de su obra. Sin embargo, allí se encontró con una hora de extraña entrevista en la que negó y afirmó en más de tres veces que sí (y que no) es un hippie.

La tensión empezó con la pregunta de Virginia, en que ponía en duda que su estilo de vida (en Suiza, en una mansión con mayordomo) fuera muy hippie: “¿Se puede ser hippie viviendo en Ginebra, en una casa extraordinaria con vistas al Montblanc, rodeado de obras de arte y con mayordomo?”, a la que respondió que “sí, porque lo hippie no es el exterior, es el interior; es tu cabeza, es la manera de ver la vida”.

Pero Virginia apuntó que los hippies eran rebeldes y anticonsumistas, mientras que su estilo de vida era lujoso. “Pero mira cómo es mi casa: está vacía”, respondió Coelho. “¿Vacía? Es enorme y tiene muchos cuadros, esculturas y detalles curiosos”, le dijo Virginia. “Todo eso es de Christina. Yo no necesito cosas a mí alrededor, yo miro todo con simplicidad, y esa es mi actitud. ¡Sí puedo ser hippie viviendo como vivo en Ginebra!”, contestó mientras explotaba.

En plena discusión, Virginia le recordó a Coelho que su nombre es una multinacional, tiene miles de contratos y más de 225 millones de libros. Él respondió indignado “¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Mira, ser rico no es una cuestión de dinero, no tiene nada que ver”. Virginia le cortó para decirle que ser rico y el dinero sí están relacionados, y su enfado fue a más. “¡Déjame hablar! Me interrumpes todo el rato y no me dejas que me explique. El dinero en mi caso es una abstracción. Cuando gané mis primeros 100.000 dólares, yo me creía riquísimo y después… ya no puedes calcular, no puedes contar, son impulsos eléctricos”.

A partir de aquí, su enfado le metió en una serie de contradicciones y sin sentidos. “Lo retiro: yo no soy hippie”, “¡Olvida que soy hippie! ¡No soy hippie! Empecemos de cero” o “Mira, no sé si quiero dar esta entrevista” fueron algunas de las frases que profirió en pleno enfado. Al final, tras Virginia lograr calmarlo, volvió a reconocer que sí es hippie, y que por eso ha escrito un libro con esta filosofía: “sí, [sigo siendo hippie] porque continúo con la misma filosofía: simplificar, no complicar, saber lo que uno quiere y respetar los valores. Hazme otra pregunta”.

En Hippie, descrito por la editorial como “su libro más autobiográfico”, Coelho retrata su autodescubrimiento a través del descubrimiento del mundo. En él, recorre la “ruta hippie” hacia Katmandú y se replantea sus valores vitales. Una experiencia en busca de las enseñanzas más hippiesaunque parece que está lleno de contradicciones sobre lo que auténticamente significa serlo.