Britney Spears lucha en los tribunales por recuperar la vida que su padre le arrebató

El movimiento #FreeBritney denuncia al progenitor de la cantante por haberle arrebatado todos sus derechos bajo la excusa de "proteger su salud mental"

Britney Spears marcó la música de los 90 y principios de los 2000, llenando las listas de temazos, pero también las portadas de escándalos. Desde que se afeitó la cabeza en 2007, el acoso constante de los paparazzi y su presión por ser perfecta y no lograrlo no ha parado y su salud mental ha estado constantemente discutida. De hecho, desde 2008 vive bajo una especie de tutelaje por parte de su padre, lo que se conoce como conservatorship, y que supone que, por su supuesta enfermedad mental, su padre controlaba todo lo que sucedía en su vida.

Con la conservatorship, “Britney no controla su dinero, no puede contratar un abogado, no puede conducir, votar o ver a sus amigos sin permiso, no tiene permitida la custodia sobre sus hijos y sus redes sociales son monitorizadas”, contaba un artículo de 2008. En teoría, todo esto era por su salud mental, pero hace unos años surgió el movimiento #FreeBritney, alegando que estaba siendo forzada a este secuestro legal en contra de su voluntad. Al principio parecía una conspiparanoia más de Internet, sin embargo, ganó importancia cuando su madre se posicionó en contra de su padre y apoyó el #FreeBritney.

Ahora, este tema vuelve a ser de actualidad porque este miércoles, día 22 de julio, se revisarán las condiciones legales de la custodia de Britney y, según explica el diario El Mundo, su madre quiere arrebatársela a su padre porque, asegura, que “es perjudicial para Britney”. Alegará a su favor, por ejemplo, que haya sido internada en psiquiátricos (el año pasado fue la última vez y, según aseguraron diversos portales de cotilleos de EE. UU., fue en contra de la voluntad de la artista) y que, según los partes médicos de 2008, no podía hacer giras, pero eso no ha impedido que su padre y managers le organicen tours mundiales para sacar dinero que ella nunca podrá controlar. Es decir, está acusando a su exmarido de usar a su hija para enriquecerse.

La historia del movimiento #FreeBritney es larga pero, en resumen, se basa en apoyar estas alegaciones de su madre: su padre está explotándola. En un hilo que se hizo viral, un club de fans de la cantante recogía algunos escándalos que se dieron durante el proceso que aprobó la conservatorship. Por ejemplo, una noticia de TMZ explicó que su padre estuvo planeando durante semanas el ingreso en un psiquiátrico y luego, cuando salió, ya tenía todo listo para pedir el tutelaje. Además, recuerdan que a Britney se le denegó un abogado que afirmaba que ella “no quería ese tutelaje”, aunque su padre aseguraba que sí y que era por su bien. Así, con decenas de noticas más que marcaron un proceso legal que se basó en discusiones entre padre y madre sobre si su hija estaba capacitada para tener las riendas de su propia vida o no.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Saint Hoax (@sainthoax) el

Ahora se han organizado manifestaciones a favor de la independencia de Britney en el juzgado de Los Angeles que revisará el caso. Mientras que su madre pide más libertad para su hija, su padre dice que “si la liberan seguramente se suicidará y que está en peligro de muerte”. No obstante, como planteaba uno de sus clubes de fans: “si tan incapacitada está, ¿por qué dejaron que hiciera giras mundiales? ¿No va eso en contra de su salud?”. Sea cual sea la verdad, Britney no ha hecho ninguna declaración pública al respecto. Más que nada, porque lo tiene prohibido. Una situación que, quizá, cambie dentro de poco.

CN