Para hacer bodrios como 'The new mutants' que dejen de sacar pelis de superhéroes

La peli lleva años de retrasos y por mucho que te flipen los superheroes, este pastiche no está a la altura de las expectativas

El año pasado, Avengers: Endgame marcaba la traca final de una etapa en la historia del cine, ya no solo por su epicidad (con su anticipación de diferentes narrativas juntándose en ella y su megamix de superestrellas/superhéroes) sino porque parecía que por fin íbamos a tomar un respiro de una década ahogada en películas de superhéroes. El año antes, en 2018, 6 películas del top 10 más taquilleras del año eran sobre superhéroes.

Los fans llevan esperando el estreno de The New Mutants desde hace 3 años, cuando se grabó la película, los que te dirán que son aún más fans la esperaban desde 1985. La película tenía fecha puesta en 2018, pero se fue atrasando y atrasando (nunca una buena señal) alegando conflictos en post-producción. Disney ha hecho el clásico de aprovechar que no hay nadie para bajar la basura en pijama, o escurrir el bulto del desastre que tenían entre manos estrenándolo en las semanas de pandemia. El colmo del “vamos a hacer como si esto nunca hubiese ocurrido” ha sido cuando Disney no ha organizado proyecciones seguras en Estados Unidos, país donde el Coronavirus sigue fuera de control, haciendo que muchas revistas que iban a tener la primicia del estreno se hayan negado a cubrirla.

Después del chasco que fue la última entrega de X-Men, Dark Phoenix, el director Josh Boone (Bajo la misma estrella) decidió mirar muy de cerca a la piedra con la que se habían tropezado para tirarse de cabeza al lado. Una vez más intentan reclutar la generación Z a una saga que empezó antes de que ellos nacieran (la primera X-Men es del año 2000), reemplazando a Sophie Turner con otras estrellas adolescentes como Maisie Williams (Juego de Tronos), Charlie Heaton (Stranger Things) o Anya Taylor-Joy (The Witch, Emma), y dándole un tono de película de terror porque un focus group lo ha decidido así.

En este spin-off, Dani Moonstar es internada en un centro para adolescentes con poderes especiales después de que un tornado haya arrasado su pueblo, donde conoce a otros jóvenes como Rahne, Sam, Roberto e Illyana. A partir de ahí, clichés y un guión que parece haber salido de un programa de inteligencia artificial que ha visto todas las películas de superhéroes que han sido creadas hasta ahora y a partir de ello ha creado uno nuevo. Esto incluye la sensación de vivir en un episodio satírico de los Simpsons donde se ríen de la falta de originalidad de los superpoderes en una industria saturada de ellos. Sam vuela vibrando. El cuerpo de Roberto se calienta cuando (literalmente) se calienta. Ranhe (Maisie Williams), leyenda de los superpoderes del mínimo esfuerzo, simplemente se convierte en lobo y Illyana (Anya Taylor-Joy) tiene una mezcla de superpoderes inconexos como un brazo de metal, una espada, un dragón que habla y la capacidad de crear una especie de “limbo” en el que luchar, dignos del brainstorming en la hora del recreo de un niño motivado de siete años. O eso o vivimos en una distopía en la que todos los superpoderes guays se han agotado.

The new mutants

X Men (basado desde un principio en los movimientos por los derechos humanos de los años 60) ha sido siempre profundamente político, tratando temas como el racismo y trazando paralelismos entre los mutantes y los grupos marginados. Su capacidad para crear escalas de grises con personajes bien escritos crea hazañas como que Magneto siga siendo fácilmente de los mejores villanos que haya habido. Es triste que The New Mutants haya querido desbancarse de este riesgo para ser un producto fruto de un equipo de marketing.

El material original tenía todos los ingredientes necesarios para hacer algo punk y joven, partiendo de un cómic centrado en un elenco culturalmente diverso (que es totalmente whitewasheado en la película) que era de los favoritos de los fans del universo. Con un poco más de mala leche y ligereza el disfraz de Illyana habría sido el éxito del año de Halloween 2020, tal y como pasó con Harley Quinn. Después de la buena acogida que tuvo el trailer que hacía énfasis en el terror, la cinta fue montada de nuevo, grabando algunas escenas que resaltaran este tipo de cine. El resultado: pobre comparada con otras pelis de terror, y pobre comparada con otras pelis de superhéroes.

Sin embargo, The New Mutants no se siente como un error de película sino como un síntoma de un mercado sobresaturado en el que lo hemos visto todo en la última década. Estamos en un punto en el que el género solo funciona si se usa de trampolín para explorar otras ideas y formas de contar las cosas, cuando se salen del marco establecido como lo han hecho últimamente la miniserie de Watchmen, o Spider-man: Into the Spider-verse.

Mientras estoy aguantando la tensión sexual entre yo y las palomitas esperando que empiece la película: el trailer de Black Widow. Parece que nadie quiere darle una muerte digna a esta etapa de la historia del cine y prefieren matarnos de agotamiento.

CN