Las bibliotecas más bonitas de Madrid donde desconectar y sentarte a leer

Grandes espacios y bastante silencio pueden ser dos de los principales ingredientes para desconectar y realizar alguna actividad como leer. Eso sí, también es inspirador que lo que te rodea sea bonito y acogedor

Llenar el día a día de rutinas automáticas tiene una parte positiva: desarrollas la disciplina y tienes la oportunidad de establecer una serie de hábitos muy saludables. Eso sí, la parte negativa es que esa clase de rutinas nos pueden hacer que el día a día se vuelva aburrido o nos termine agotando. Lo ideal está claro: combinar las costumbres necesarias para progresar en esta vida y mantenernos con actividades que nos permitan desconectar. La desconexión mental se suele asociar a no pensar en nada y salir de fiesta pero nada más lejos de la realidad: desconectar es, por ejemplo, encontrar un sitio acogedor, espacioso y con silencio donde sentarte a leer. Las bibliotecas son uno de los lugares para poder hacer esto y en Madrid hay algunas muy, muy bonitas. Te las nombramos.

Biblioteca del Ateneo

Esta biblioteca tiene unos 350.000 volúmenes. Está formada por cuatro salas donde hay colecciones que datan, incluso, del siglo XIX y cuenta con más de 300 mesas donde puedes sentarte a leer. Pareciera que estuvieras dentro de un palacio y, sin duda, es un lugar ideal donde refugiarte a leer. Eso sí, para entrar debes ser socio, una persona que esté investigando de forma acreditada o puedes también pagar el pase de un día (lo mínimo son 7) o un pase de fin de semana. Este último vale 6€, así que el plan de cañas puedes dejarlo para otro finde.

¿Dónde? Calle del Prado, 21.

Biblioteca y Centro de Documentación del Museo Reina Sofía

Llena de luz y de enormes estanterías repletas de libros está esta biblioteca que es especialmente para personas creativas y aficionadas al arte, ¿el motivo? Cuenta con volúmenes especializados en arte contemporáneo. Con un carnet normal de bibliotecas puedes acceder y ver los libros y, obviamente, si no eres una persona aficionada al arte puedes entrar y sentarte a leer. Encontrarás sitio de sobra y es un lugar bastante dinámico y acogedor.

¿Dónde? Ronda de Atocha, 2.

Biblioteca del Senado

Puede parecerte un antiguo castillo a lo más estilo Harry Potter. Es más, se alza sobre un antiguo convento y es de estilo neogótico. Es cierto que el gusto por el catálogo estará relacionado directamente con los intereses personales que tú tengas porque se trata de volúmenes de carácter jurídico y político. Además hay grabados, láminas y más de un centenar de mapas. Puedes acceder a la biblioteca cuando haya visitas y consultar su catálogo por Internet, cuentan con una colección de obras digitalizadas.

¿Dónde? Calle Bailén, 3.

Biblioteca Popular del Ayuntamiento de Madrid

¿Cómo te imaginas esta biblioteca? Es la más distinta de todas las que hemos nombrado hasta ahora y ¿por qué? Porque se encuentra en el Parque del Retiro y no es en sí una biblioteca. Se trata de estanterías de ladrillo y cerámica que llevan unos cien años ahí colocadas. Son bibliotecas de uso comunitario, puedes coger un libro de ahí y dejar uno en su lugar. Aunque puede ser que el parque no sea especialmente un lugar silencioso, no está nada mal sentarse a leer en mitad del césped o en los bancos que hay allí.

¿Dónde? Parque del Retiro.