7 películas de terror que nada tienen que ver con lo que has visto hasta ahora 

Hace poco más de un año, los amantes del cine de terror llorábamos la muerte de Wes Craven, director y guionista de auténticas joyas como Pesadilla en Elm Street, Amiga Mortal o la famosa Scream. Su legado fílmico es oro puro, pero el cineasta estadounidense no se hubiera imaginado que este género iría a la deriva en su país. Todos hemos salido del cine terriblemente decepcionados con películas que seguían un mismo patrón: jóvenes que van muriendo en cadena porque hay un asesino suelto. Piezas insulsas como Viernes 13 o denostadas como Hostel, donde lo que debía ser miedo y tensión se convierte en tedio o risas burlonas. No obstante, todavía hay esperanza para los apasionados del las películas de terror, porque el género no está muerto. Aquí tenéis algunas de las películas geniales que lo han reanimado.

Coherence

Ganó en 2013 el premio a Mejor Guión en Sitges, y no es para menos. Sin salir de un salón, al más puro estilo de El Ángel Exterminador, lo que arranca con una conversación interesante sobre un cometa se convierte en un laberinto mental del que no puedes escapar. Para los seguidores de Big Bang Theory, todo parte del gato de Schrödinger, esa paradoja cuántica que nos lleva a cuestionar nuestra propia existencia. Sí, Coherence es un filme que te revienta la cabeza, literalmente; una ida de olla terroríficamente buena.


The Neon Demon

La admiración que el mundo del cine regaló a Nicolas Winding Refn con Drive se convirtió en amor-odio cuando estrenó Solo Dios perdona, y en The Neon Demon sucede más de lo mismo. La dualidad entre vacío narrativo y excelencia estética hace que sea difícil explicar lo visto en el filme, pero es necesario verla. El miedo viene con la vida de Jesse, una modelo que llega a California para triunfar, pero que pronto se ve atrapada en una trama psicológica de envidias, celos y sangre en el mundo de la moda al más puro estilo Showgirls.


It Follows

Si hay una película que aparentemente se asemeja al estilo de las que despreciamos es It Follows, pero cuando piensas que no vas a sorprenderte, la mano de David Robert Mitchell te enseña lo que es puro terror. ¿Te imaginas pasar una noche de sexo desenfrenado y despertarte con visiones, pesadillas y una sensación horrible? Un miedo sobrenatural mucho más inteligente que la premisa.


Babadook

Sin exorcismos o elementos típicos por el estilo, este filme te va envolviendo en el terror que sienten Amelia y su hijo Samuel. Con solo 6 años, el libro The Babadook se ha convertido en su peor pesadilla y la madre, que al principio no cree las alucinaciones del niño, termina sucumbiendo al miedo. Difícil contar más sin destripar, pero tiene un punto sobrenatural que mezcla con ideas como la pérdida o el dolor sin dejar de ser un thriller.


Goodnight, Mommy

No todo puede terminar en los sustos ni todo el terror del mundo se puede crear con la misma tensión. Cuando la narrativa entra en juego, el guión te sorprende con un argumento que no alcanzas a comprender y las pistas son tan sugerentes como sutiles, el miedo a lo extraño te lleva en volandas. Esto sucede en Goodnight, Mummy, una película austríaca sobre un niño y su hermano que no reconocen a su madre, recién salida de una operación estética. Un acojone total que recuerda a grandes del género como Michael Haneke y su mítica Funny Games.


The Invitation

La ganadora de Sitges en 2015 fue una película extrañamente hipnótica, un auténtico thriller psicológico que busca el engaño desde el primer momento. Se le puede acusar de efectista y tramposo, pero en The Invitation el director Karyn Kusama sabe cómo conjugar la tensión con unas interpretaciones geniales, todo para dejar que seamos nosotros mismos los que decidamos si ese encuentro entre amigos tiene algo de extraño.


No Respires

Una película que podría recordarnos a It Follows por los escenarios y a Los Extraños por la temática, pero No Respires sale de ese género home invitation al uso para ofrecer un giro muy interesante. Dirigido por Fede Álvarez, este no es el típico filme donde alguien tiene que defender su hogar sino al contrario. Lo que parecía el robo perfecto y que podría terminar como un thriller de acción se convierte en una trama diabólica con el genial Stephen Lang de protagonista.


A esta lista le podríamos añadir Grave, Musarañas o Red State. Nada de sustos fáciles y engaños que dan risa, estas son películas para mantener la confianza en este género que nos encanta, huyendo bien lejos de las 'americanadas'.