7 libros que explican por qué tienes una adicción a la lectura

Página tras página y así hasta terminar el libro. Hay novelas que son una auténtica adicción, y que te mantienen despierto con más eficacia que el Red Bull. Pero, ¿por qué nos pasa esto?

A veces, simplemente ocurre: un libro te pilla con la guardia baja y no puedes soltarlo hasta muy entrada la noche. Página tras página, te agarra por el cuello y te mantiene pegado a su drama, a su trama y a sus personajes, porque ya descansarás cuando mueras y porque no lo vas a soltar hasta que llegues a la última frase. Hasta el punto y final, que es a la vez un alivio y una mierda, porque ya sabes como acaba la historia pero te quedas con ganas de un poquito más. Pero, ¿qué tienen los libros para transformarnos así? ¿A santo de qué nos vemos de repente sumergidos entre mares de celulosa, mintiéndonos a nosotros mismos con eso de “solo un capítulo más y ya”? 

En primer lugar, esto es porque la lectura hace cosas raras con nuestro cerebro. Según un estudio reciente de la Universidad de Emory, leer una novela produce una conectividad aumentada en el lóbulo temporal izquierdo. En concreto, se vio que la lectura activa los sistemas conectados con las sensaciones físicas y con el movimiento. En palabras del investigador responsable del estudio, Gregory Berns, “ya sabíamos que las buenas historias te pueden poner en los zapatos de otro, en un sentido figurado.Ahora estamos viendo que algo así puede estar pasando también a nivel biológico”.

...

Otras investigaciones apuntan en esta misma dirección. De hecho, un estudio publicado en la revista NeuroImage en 2006 demostró que las historias no solo estimulan nuestro cerebro, sino que modifican nuestro modo de comportarnos y ahí puede estar parte de la clave de esta adicción. Sin embargo, no todos los libros nos enamoran a primera vista: ahí entran en juego otros motivos, relacionados con la propia narrativa.

¿Qué ha de tener una historia para enganchar de verdad?

Una persona muy interesante a la que escuchar a este respecto es Lisa Cron, story coach y autora de Enganchados a los cuentosun libro orientado a explicar nuestra necesidad de escuchar relatos y los entresijos de las narraciones que nos apasionan. En uno de sus artículos, señala que, aunque nadie nos lo ha enseñado, los humanos compartimos una inclinación biológica, natural, hacia las historias construidas de cierta manera. 

Cron lo ejemplifica con una imagen divertida.“Imagina que tienes cinco años. Llega tu madre, te sienta y te dice: ‘Escucha, cariño, te voy a explicar qué es una historia, qué es lo que has de esperar en una historia, cómo te van a hacer sentir y en qué deberías fijarte al escuchar una, así que asegúrate de tomar notas’. Si funcionase así, seguramente odiaríamos las historias, porque suena como un horrible montón de trabajo”.

...

Por tanto, si compartimos el gusto por un determinado tipo de historias, ¿cuáles son estos elementos que conectan con nuestra configuración interna y que nos enganchan a un relato? Para Cron, la clave no está en escribir especialmente bien, sino en hallar los elementos que permitan a nuestro cerebro salir de la realidad por un rato, atravesar el túnel de la ficción y emerger de nuevo a la vida real, transformado por la aventura vivida.

Entre estos elementos, el consultor de escritores Alejandro Quintana identifica trucos narrativos como el secreto —que un personaje de la historia sepa algo que nosotros como lectores desconocemos—, el suspense —que nosotros conozcamos algún dato crucial para el destino de algún personaje que él o ella desconocen— o el misterio —que la ignorancia del lector y el personaje sean la misma, y ambos vayan desenmarañando lo oculto al mismo tiempo—.

Si quieres profundizar en la construcción de las historias que conectan con nuestro cerebro, aquí tienes una TEDx Talk en la que Cron entra a fondo en algunos de los elementos clave de un buen storytelling. Si, por el contrario, quieres ir directamente a una lista de libros que te abrazan desde el minuto uno, guarda el vídeo para luego y sigue hacia abajo:

7 libros para alimentar tu adicción

Si todo lo anterior te ha abierto el gusanillo de pillar un libro y dejarte sumergir en él sin complejos, aquí tienes algunas ideas. Evidentemente, la literatura es algo muy personal —no es matemático que una novela te vaya a enganchar tanto como a otra persona—, pero estos de aquí son propuestas que a un buen puñado de personas les han robado el corazón desde la bienvenida:

  • El odio que das, de Angie Thomas. Por un lado, racismo y violencia policial; por el otro, amor y familia. El debut de Thomas en la novela es visceral, ágil y directo al estómago a ritmo de hip hop.

  • El simpatizante, de Viet Thanh Nguyen. Ganadora del Pulitzer en 2016, se trata de la primera gran novela sobre la guerra de Vietnam escrita por un vietnamita, y lo hace en forma de thriller confesional donde se juntan espionaje, horrores, cine y amor.

  • It, de Stephen King. Cualquiera de los libros del maestro del terror podría entrar aquí, porque es de los que saben cómo removerte algo dentro para que no sueltes el libro, pero nos quedamos con este porque junta todas las obsesiones del autor, de la infancia a los monstruos. Y porque atrapa, vaya si atrapa...

  • Perdida, de Gillian FlynnHace nada hubo película de esta novela que, en realidad, es un juego de espejos: una mujer desaparece y su marido es acusado de asesinato... pero ¿es todo lo que parece?

  • La catedral del mar, de Ildefonso Falcones. Con la excusa de que dentro de poco se estrenará la serie, no es mala idea recuperar la novela original de Falcones: una obra ambientada en la Barcelona medieval enorme y absorbente, tan bella y tan compleja como la iglesia de piedra vieja que le da nombre.

  • Tres días y una vida, de Pierre Lemaitre. En la tercera página, el niño protagonista de esta película comete el crimen que le dejará marcado de por vida. A partir de ahí, una trama de culpabilidad y presión que contrasta con lo bucólico de los bosques junto a los que vive.

  • La verdad, de Terry Pratchett. Esto es una debilidad personal, pero a mí las novelas de Pratchett siempre me han parecido auténticos ladrones de tiempo, porque no te dejan soltarlas. Cada chiste dice algo sobre el mundo y cada diálogo obliga a pasar a la siguiente página de estas parodias fantásticas con mucho corazón y mucho cerebro.

Hasta aquí la lista: ¿cuál es el libro con el que te has vuelto un poco bookaholic? Déjalo en los comentarios y, entre todos, hagamos crecer nuestra adicción a la palabra impresa y las historias inmortales.