7 alimentos que mejoran tu memoria

Seguro que ya sabes que nuestro cerebro es algo así como un gran baúl con millones de compartimentos en los que guardamos y preservamos a muy buen recaudo nuestros propios recuerdos, experiencias, vivencias, emociones y lo que todo ello conllevará más adelante: nuestros aprendizajes.

Sabiendo esto, ¿recuerdas qué desayunaste? Si me respondes que no después de varios segundos, te aconsejo que te pongas las pilas para recuperar tu fantástica memoria.

¿Por qué la memoria es un tesoro en tu vida?

La forma de ser que tenemos, esa maravillosa personalidad que compartes con amigos, personas que quieres, o simplemente cómo pensamos y actuamos, tienen su origen en la propia interacción que nuestra mente produce entre los recuerdos y aprendizajes. De ahí la importancia de nuestra memoria como capacidad para guiar nuestra conducta de forma sutil y sin ni siquiera nosotros darnos cuenta de ello en nuestro día a día.

Me atrevería a confesarte que la manera como construyes tu mundo, ese mundo tan fantástico e increíble que ahora percibes, está muy relacionada con si has recordado el desayuno de esta mañana o no. O lo que es lo mismo, tu realidad está en conexión con la memoria. Imagino que ya te habrás dado cuenta de lo importante que puede ser esto para tu futuro.

Sabiendo todo esto, y dándote así cuenta de la importancia de la memoria a la hora de percibir tu realidad de una forma mucho más positiva y con más opciones por tomar, ¿qué pasaría si te dijese que esta la puedes mejorar y conservar en perfecto estado tan solo "comiendo"? Suena bien, ¿verdad?


¿Por qué la alimentación es tan importante?

Hay productos alimenticios que contienen los nutrientes necesarios para estimular los lóbulos temporales, aquella parte de nuestro cerebro que permite almacenar y gestionar adecuadamente tus recuerdos.


¿Cuáles son los principales alimentos que mejoran y potencian tu memoria?

1. Frutos secos

2. Pescados azules

3. Manzana

4. Apio

5. Alimentos ricos en Fibra

6. Verduras

7. Frutos rojos

Recuerda que la memoria es una función compleja que también depende de muchos otros factores. Para conservarla y mantenerla en buen rendimiento no solo podemos alimentarnos de forma sana, también es importante que recuerdes disfrutar de un buen equilibrio y desarrollo emocional.

Te aconsejo que para ello te pongas manos a la obra a la hora de dejar de lado en tu vida el estrés, la depresión o la ira.