6 películas para aliviar la ansiedad de querer ser alguien en la vida

Si eres de mi quinta, seguramente habrás pasado la infancia bajo el goteo constante de una misma pregunta: ¿qué quieres ser de mayor? Padres, parientes lejanos, profesores y monitores de colonias. Parece que a muchos adultos les preocupaba arrancar de ti una verdad ignota sobre tu futuro. “¿Qué quieres ser de mayor?”, es una clásico que no solo presupone que debes de visualizar tu futuro, sino que deberías querer ser algo.

Este sentimiento de ‘querer ser alguien en la vida’ se desprende de esta presión social que hacemos nuestra, y puede llegar a causarnos mucha ansiedad. “En pocas palabras, esta frase quiere decir que no existes, y banaliza tu vida a que el único objetivo sea poder existir”, escribió el ingeniero Felipe Yáñez en este artículo de Medium. Otro punto de vista interesante para explicar este sentimiento de angustia nos lo ofrece el psicólogo Manuel R. Abuín. En uno de sus artículos, explica la diferencia entre la búsqueda de la autorrealización y la ansiedad de tener que ‘ser alguien’.Resultado de imagen de be yourself gif

Una motivación que, según él, puede generar “un bloqueo en la capacidad natural para ser uno mismo”. Una de las maneras en las que muchas y muchos alivian este bloqueo existencial es a través del cine. Por eso, y para que no te dejes consumir por la ansiedad, estas son seis películas que me puedo poner cuando esos sentimientos de culpa te invadan el pecho. Ah, un aviso antes de empezar: puede caer algún spoiler imprevisto.

Paterson

Esta es una película sobre nada en concreto. O sobre todo. Va de un hombre que hace su vida, día a día. Es conductor de autobús, tiene una mujer a la que quiere y un mismo bar al que va siempre cuando acaba el día. El crítico Jaime Pérez decía en una reseña de la película que estamos habituados a que, en el cine, la gente normal tenga en su vida mucho dramatismo, pero que Paterson es un hombre sencillo a más no poder, y ahí está su grandeza. Verle te enseña que aún en la máxima sencillez se puede encontrar poesía, sin necesidad de querer ser algo bombástico o extraordinario.

Hacia rutas salvajes

Un clásico del cine de autodescubrimiento, Hacia rutas salvajes es la historia de un chico de veinte años que un día se va de casa. Agobiado por las expectativas que su entorno pone sobre él, Christopher coge una mochila, se calza unas botas y se lanza a la aventura, hacia Alaska. Una película en tránsito que te hará pensar en ese choque entre la presión del grupo social, la belleza de la naturaleza y la intimidad.

Cars 3

Rayo McQueen comienza la película con esa ansiedad de tener que ser el mejor corredor. Ese deber autoimpuesto de mantenerse a la altura de su leyenda hasta que acaba por aceptarse a sí mismo a través de sus limitaciones. Llega a la paz interior en medio de la tormenta y, de este modo, no solo acaba por ayudar a Cruz, la joven promesa,  a desarrollar sus capacidades, sino que encuentra, de algún modo, una felicidad superior a la que tenía antes.

El diablo viste de Prada

A medida que la protagonista, Andy Sachs, va ascendiendo en el escalafón de la revista de moda en la que ha entrado a trabajar, va perdiéndose a ella misma. Cada vez viste mejor —al menos, desde el punto de vista de la alta costura—, pero cada vez se convierte más en un clon de la cruel Miranda. El momento en que ella se da cuenta de que ‘querer ser algo en la vida’ no significa vender su alma por unos trapos caros vale más que mil palabras de autoayuda.

(500) días juntos

A veces, esa ansiedad y expectativas se canalizan en nuestras relaciones sentimentales. Queremos que nuestros amores sean como en las películas, con palomitas y una banda sonora hecha de violines, pero lo más normal es que no sea así. Por eso una película como (500) días juntos es tan interesante, porque nos muestra un amor de Hollywood que no funciona. No es un amor falso, ni destructivo, sino el simple hecho de que a veces las relaciones no van a durar. Y que no pasa nada.

Ghost World

Scarlett Johansson y Thora Birch son Enid y Becky, dos estudiantes que encarnan este agobio de tener que ser alguien. Raras y con un punto underground, ambas se pasean por la película confrontando estas expectativas sociales. En palabras de los autores de este artículo en Indie Wire, “Enid y Becky son outsiders desde el principio, dando voz al angst monótono de todas las adolescentes mientras intentan descubrir quiénes son”.

Después de repasar estas seis películas, recuerda que, según el psicólogo Manuel R. Abuín, "ser uno mismo, auténtico y genuino, no se basa en la motivación de ‘tener que ser alguien en la vida’, sino en el impulso vital que tiende de forma natural a expresarse, descubrir y buscar salida a su potencialidad".  Por tanto, no te hace falta querer ser alguien en la vida, porque ya lo eres. Así que, simplemente sé tú mism@.