6 consejos si todavía no has visto 'Star Wars Episodio VIII: Los últimos Jedis'

SIN SPOILERS. Un hombrecillo verde, un contrabandista chulete, una princesa rebelde y un joven humilde nacido en los confines de la galaxia. Ah, y el malo, el del outfit negro. Star Wars, el universo que creó George Lucas y que vio la luz en 1977, hace años que traspasó la pantalla. Cuatro décadas después, sus personajes son referente de una generación, o dos, y con la compra de la franquicia por parte de Disney, la cosa pinta que se va a extender a una tercera. La Fuerza no se detiene. Y eso que en 1999 el propio George Lucas casi la caga —bueno, casi no— con los Episodios I, II y III, que cuentan la historia previa a la trilogía original —Episodios IV, V y VI.

Star Wars episodio VIII fuerza

Ni crítica ni fans estuvieron de acuerdo con aquellas películas, y eso que salieron del puño y cámara de El Creador. Entre tanto Universo Expandido, parecía que Lucas y los mil autores que habían aportado su granito de arena a La Guerra de las Galaxias habían terminado por cocinar un puré con sabor a demasiadas cosas. Todo parecía perdido, pero entonces llegó 'una nueva esperanza': Disney. Pasando por encima de las lágrimas de los fans del Universo Expandido, el gigante de la animación espachurró todas las historias surgidas de series, novelas, cómics, panfletos y etiquetas de champú y sentenció que el único canon real era el Canon D, con D de Disney. Lo demás muy bonito, si quieres, pero oficial, no.

En resumidas cuentas, Disney ya va por la segunda entrega de su trilogía y es un puto éxito. Muy probablemente porque narra 'el después' en vez del 'antes', trayéndonos de vuelta a Luke and Co., posiblemente porque sus artífices lo han sabido hacer muy bien; seguramente por ambas razones, entre otras cosas. Eso sí, antes de ver el Episodio VIII: Los últimos Jedis, está bien que tengas en cuenta unas cuantas cosillas.

1. Si no has visto todas las películas, nunca será lo mismo

Te pueden contar lo que ha pasado, te puedes ver un video-resumen en Youtube o estudiártelo en la Wikipedia, pero nunca será lo mismo. Si no has visto la trilogía original y la primera peli de Disney —El Despertar de la Fuerza—, lo que sucede en esta última entrega no calará en ti de la misma forma. No habrás visto crecer y envejecer a sus personajes, no habrás escuchado la BSO de John Williams deshacerse en tus oídos antes de reventarlos de emoción entrega tras entrega. El peso de la historia se diluirá... No sentirás la fuerza de la misma forma. De todas formas, si eres un rezagado con voluntad, siempre tienes la opción de ir a verla y, rápidamente, ponerte al día después. Venga, haremos como que no nos hemos enterado.

2. Olvídate de las teorías y ve al cine con la mente virgen

La última entrega, el Episodio VII, dejó abiertos grandes interrogantes, como quién es en realidad Lord Snoke o quiénes son los verdaderos padres de Rey. La franquicia nos tiene acostumbrados a grandes revelaciones y, en este sentido, el Universo Expandido y las redes sociales no le hacen ningún bien a las películas. Si eres de los que te has mirado doscientos vídeos y leído todas las teorías posibles, ya tendrás una opción preferida, y ojo como la película no la cumpla. Olvídate de todo y disfruta de la continuidad de la historia, no juzgues su calidad en función de tus expectativas.

3. Se acabaron los héroes intocables

Star Wars nos regaló un personaje cuyo trazo del camino del héroe cumplía todos los requisitos para enamorarnos por generaciones, y después se fue, dejándolo en un altar, elevado a la categoría de mito. En contraposición a Luke, los villanos se presentaban como seres de temperamento estoico y firme voluntad maligna. Los últimos Jedi rompe con este patrón y nos sumerge en un mar de personajes volubles que dudan. La película cuestiona las decisiones y los motivos tanto de buenos como de malos, por lo que debes estar dispuesto a romper con el maniqueísmo y la idea clásica de la división entre el bien y el mal. De hecho, te vas a encontrar incluso con momentos de parodia, así que abre tu mente.

4. La Fuerza ya no es lo que era

Star Wars episodio VIII fuerza

Aunque eso no significa que sea peor. Rian Johnson, director y guionista de Los últimos Jedi, ha parido la entrega más polémica de Star Wars hasta la fecha. De la misma forma que sus personajes y la lucha entre el bien y el mal están dividiendo a los fans, la evolución de la Fuerza es el otro punto candente. Qué es la Fuerza, quién puede sentirla -y usarla- o cuáles son sus límites son cuestiones que siempre han estado abiertas a debate, pero parecía haber un consenso alrededor de los midiclorianos y ciertas reglas de uso. Bueno, pues digamos que Rian Johnson tiene nuevas ideas.

5. Bienvenido a un Star Wars feminista

La paridad ha llegado a la galaxia. Por primera vez, el nivel de personajes masculinos y femeninos está igualado. No es que antes no hubiera personajes femeninos interesantes y con potencial, para eso estaba nuestra amada princesa Leia, pero su historia se desarrollaba a la merced de los personajes masculinos, que se multiplicaban como setas. En este episodio no vas a encontrar el clásico amasijo de hombres heroicos e inmaculados, pero sí unas cuantas mujeres que dirigen su propia historia.

6. Prepárate para una orgía de tramas

Y de tensión, momentos de clímax y de un zig zag en la historia que te va dando una de cal y otra de arena hasta marearte. Ante este virtuosismo rococó en la narrativa, solo tienes dos opciones, o disfrutar del chute de colesterol galáctico o indignarte por la forma 'serial' y desbocada de tratar los hechos. Que sobra alguna cosa, seguro; que vas a dar botes, aplaudir y flipar, también.