5 Películas Que Son Un Tremendo What The Fuck! Para Tus Neuronas

Hay algunas películas que sólo puedes ver con los ojos muy abiertos y el ceño fruncido. De esas películas en las que no te preguntas tanto qué va a pasar sino qué le pasaba en la cabeza a quien las ideó. Si tienes ganas de preguntarte "¿pero qué cojones?" durante un buen rato, aquí tienes una lista de opciones. Además, después de verlas, te darás cuenta de que no se te va la cabeza tanto como tú creías.

1. The final girls

Bajo la estética de una película ochentera, pero rodada en el año 2015, 'The final girls' es una mezcla de conmoción, terror y risas. Después de que la prota perdiera a su madre actriz en un accidente de coche, ella y sus amigos adolescentes son absorbidos por una película de miedo de los años 80 en el que el único objetivo será cambiar las reglas del juego para intentar sobrevivir. Algo así como un Scream pero más innovador y creativo, y con un hilo argumental distinto a lo que hayas podido ver hasta ahora.

2. El sabor de la sandía

En esta película taiwanesa nos plantean que ha habido una enorme sequía. Hay una escasez de agua tan grande que resulta mucho más barato hidratarse a base de sandías. Hay sandías por todas partes. Hay sandías en las casas, en la cuenca de los ríos secos, en las películas porno. Carece de hilo argumental, pero sobre todo vas a encontrar una serie de escenas muy inquietantes (para muestra el vídeo) y divertidas. ¡ADVERTENCIA! No volverás a mirar una sandía con los mismos ojos después de esto.


3. The room (la de Tommy Wiseau)

Esto no tiene razón de ser. Tommy Wiseau es productor, guionista, director y actor principal de esta película, y demuestra ser absolutamente horrible en cada una de esas facetas. Intenta ser un melodrama y tiene tan poco sentido que acaba siendo una comedia de esas que te hacen caerte del sofá y gritarle a la pantalla "¡NO, NO ES POSIBLE!" cada dos minutos. La película es tan horrible que ha generado mil parodias en youtube, una aplicación con las intervenciones más absurdas y hasta una aventura gráfica. No esperes para ser uno más de los miles de fans de la peor película de la historia.


4. Cabeza borradora

Después de tanto despropósito, una rareza que da la sensación de esconder algo. Hay quien odia este tipo de cine porque se centra más en generar sensaciones que en seguir un hilo argumental. David Lynch genera un montón de símbolos que no sólo provocan extrañeza sino también angustia. Es como ver una pesadilla. Sin embargo, la película resulta interesante y siempre es posible encontrar sentido a los símbolos que el director propone.


5. El sentido de la vida

Los Monty Phyton son unos genios del humor absurdo. Porque cada réplica aparentemente sinsentido, cada número musical, cada una de las animaciones surrealistas de Terry Gillian y, en definitiva, cada situación estrambótica, esconde una ácida crítica social.