5 películas que retratan a la perfección el amor en la era digital

Todos lo sabemos: el amor ya no es como antes. Y menos mal. Tinder, Skype, Whatsapp, Instagram.. la tecnología se ha convertido en nuestro máximo aliado y cruel enemigo a la hora de ligar. A cualquier hora en cualquier lugar o desde el sofá de tu casa puedes conocer a alguien y estar echando un polvo con un desconocido media hora después. Para eso, antes tenías que ser alguien con mucha potra o muy extrovertido. Desde entonces ha llovido mucho, y aunque Black Mirror se ha encargado de contarnos el asco que pueden llegar a dar las tecnologías, las siguientes películas han retratado a la perfección el amor en la era digital.

1. Amor en línea (Stéphane Robelin, 2017)

Pierre, un viudo de 75 años, es animado por su hija a que salga de su espiral de aislamiento, depresión y soledad aprendiendo a usar las nuevas tecnologías. Para ello contratan a Alex, el novio de su hija, quien deberá instruirle. Pronto Pierre se vuelve un auténtico crack de las páginas de contactos y se crea un perfil usando una foto de Alex, con el que comenzará a chatear con una joven llamada Flora.

Esta comedia francesa estrenada recientemente en España, se convierte en una versión renovada del clásico Cyrano de Bergerac 2.0. Pierre enreda a Alex para que ambos viajen hasta Bruselas al primer encuentro con su conquista y hacer una especie de Wanna Come In? de la MTV, uno pone la cara y el otro la palabrería. Por supuesto, todo se vuelve un follón amoroso, no sin evitar ciertos clichés.

2. La increíble Jessica James (Jim Strouse, 2017) 

Aspirante a dramaturga, Jessica está jodida porque acaba de romper con su novio, Damon, e intenta pasar página haciendo todos los match que puede en Tinder. Todos somos Jessica. “Preferiría tener la regla durante mil años seguidos que seguir esta parte de la conversación”, le espeta la neoyorquina a su cita antes de confesarle que le está utilizando para dar celos a su ex en el bar que él siempre frecuenta.

Un fiel reflejo cortesía de Netflix de los males amorosos cotidianos de hoy en día, como plantearte dejar de seguir a tu ex en Facebook para no stalkear cosas dolorosas, lo absurdo de las delicias foodies o las aventuras tinderianas más absurdas. La parlanchina -a veces rozando la verborrea- Jessica entablará una relación un poco raruna con un diseñador de aplicaciones divorciado, mientras trata de cumplir sus aspiraciones profesionales.

3. 10.000 Kilometros (Carlos Marques-Marcet, 2014) 

Solo los que han vivido separados saben lo difícil que es mantener una relación a distancia. Si antes se daban los amores por correspondencia, ahora Skype se encarga de mantener la llama viva. Este film de Carlos Marques-Marcet, narra la compleja situación de Sergi y Alex, cuando se ven obligados a vivir un año separados porque a esta última le conceden una beca en Los Ángeles.

Un drama que muestra tanto la atmósfera de intimidad como todos los estadios y altibajos emocionales por los que se pasa cuando dos personas se encuentran tan lejos, luchando por mantener el vínculo. La pregunta es ¿puede tener la misma fuerza una relación virtual que una física?

4. Her  (Spike Jonze, 2013) 

Theodore es un tipo solitario que se dedica a escribir cartas para terceras personas, a punto de divorciarse decide descargarse un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial para que le haga compañía. Finalmente, establece una relación romántica con Samantha, la voz femenina. Esta sutil obra maestra de Spike Jonze, ya es un clásico de las relaciones en tiempos cibernéticos.

A nivel interpretativo también es una joya, tanto por Joaquin Phoenix, como por la sensualidad ronca de Scarlett Johansson -ese año se planteó si la actriz podría aspirar a un Oscar por tan solo su voz-. De estética hispteriana, esta realidad distópica no anda tan alejada de la realidad. ¿Quién no halla cierto consuelo en los consejos de Siri?

5. Ex Machina (Alex Garland, 2015) 

Vale, aquí estamos de acuerdo en que pertenece al género de ciencia ficción. Pero realmente no queda tanto para que puedas tener una pareja que no necesita comer, no envejezca y sea mucho más inteligente que tú. El avance de la Inteligencia Artificial es inminente. La empatía y sentimientos que Caleb, un joven programador, establece con Ava, una robot con cara angelical, cuando es invitado por su jefe a pasar unos días en su cabaña domótica puede ser una realidad no muy lejana.

Si Her planteaba la facilidad que tenemos por generar afecto hacia una voz humana, esta obra tensa y casi teatral con estética retro-futurista, demuestra que cuando además hay un envoltorio físico y queda superado el ‘síndrome del valle inquietante’ estos sentimientos se incrementan tanto que podrían jugarnos una mala pasada.