5 Casas Rurales Donde Vivir Un Fin De Año Épico Con Tus Colegas Lejos Del Mundo

Si ya estás leyendo esto es porque este año quieres huir de las abarrotadas macro-fiestas de Nochevieja que terminan por convertirla en una noche infernal. No te compliques la vida: proponles a tus amigos un lugar diferente y divertido donde empezar el 2017 lejos del botellón y los polvorones de casa de tu abuela, que al final es lo que te termina pasando por no planearlo con tiempo. Pues descubre qué alternativas tienes sin dejarte todo el sueldo de diciembre en una sola noche. Cargos de conciencia no incluidos.

Aislado del mundo en una cueva de Granada

cueva-granada-codigonuevo

Ideal para liarla con los colegas, poner la música a todo trapo y beber hasta el amanecer sin vecinos que toquen las narices cada dos por tres. Además, no hay nada como alejarse de la civilización para valorar lo que realmente tenemos. Así que, después de las uvas, también podréis tener el momento melancólico y de reflexión para abrazaros y todo eso. Granada está plagada de ellas: las hay en Guadix, en Baza-Huéscar o en el barrio de Sacramonte. Algunas de ellas datan de la Prehistoria o fueron construidas en la Edad Media y reutilizadas después por los moriscos. Y no te preocupes, no pasaréis ni frío ni calor porque la temperatura es constante todo el año: 18 grados. A no ser que empiece a subir por causas ajenas a la casa, que no va a enterarse nadie más que vosotros.

Un Año Nuevo de vértigo en la masía Mas Rabiol de Girona

Para los que quieran el fin de año más top, tu casa rural es la masía de Mas Rabiol, en la comarca del Baix Empordà. Es una antigua masía del siglo XVI con unas vistas de infarto y un enorme jardín con piscina para los que no les asusta el frío. Pero lo mejor vendrá al día siguiente: el mismo 1 de enero podréis subiros a un globo y surcar el cielo como si no hubiese mañana (ni resaca). Un Carpe Diem en toda regla. Y de eso se trata, de disfrutar el momento a tope.

Celebra la vida y la muerte en La Casa de los Horrores

casa-horrores-codigonuevo

Un lugar terrorífico como pocos. Una visita inesperada. Gritos y risas. Lo que está claro, nada más entrar, es que ese fin de año es de los que no vas a olvidar nunca. Esta casa rural de Aranjuez (Madrid) no va a dejaros dormir en toda la noche. Eso era lo que queríais, ¿no? Tus amigos y tú seréis los protagonistas de una de las historias más terroríficas y tendréis que averiguar quién mató a Lucía, la niña de la casa. Un plan no apto para cardíacos. La experiencia incluye además de alojamiento, cena, desayuno y barra libre hasta las 5 de la madrugada.

Casas de Agroturismo en Navarra

agroturismo-navarra-codigonuevo

Para que te hagas una idea, este plan de fin de año será lo más parecido a viajar a la casa del abuelo de Heidi. Mari Cruz (la dueña) y su gente regentan un complejo rural en Villanueva de Arce (Navarra) de casas ecológicas, un huerto para los visitantes y una granja. De sus alojamientos, el más solicitado es la casa del árbol, una cabaña de madera con capacidad para 4 personas. Si lo que quieres es y pasar una Nochevieja muy auténtica lejos de los controles de alcoholemia, los vecinos molestos y las aglomeraciones, este. Su lema #CompartiendoGanas  se ha convertido en su filosofía de vida y desde el día 1 también podría ser la tuya.

El lado más artístico de la Casa Rural Creart

casa-creart-codigonuevo

Un cantero de Zarzalejo (Madrid) le dio una vuelta al negocio y puso en marcha una casa rural única en la zona. Si en algo se diferencia de otras es en su impresionante gama de colores: es puro arte y está decorada a base de pinturas hechas a mano por su dueño. Para empezar, el salón está presidido por un enorme mural del Monasterio de El Escorial, y su chimenea fue construida con piedra de la India. La casa Creart tiene 3 habitaciones de diferentes colores y temáticas, y su encanto te teletransportará este fin de año a un museo. En un ambiente tan artístico, hasta podrás justificar tu cara de cuadro al día siguiente. Y todo con la máxima discreción, ya que este pueblo madrileño no tiene más de 1.500 habitantes.

Crédito de la imagen: Jeff Luker