4 teorías muy posibles sobre el final de Juego de Tronos

ALERTA SPOILERS. Este es un artículo para friki-amantes de la serie (los que se quedan a ver cada nuevo capítulo a las tantas de la madrugada) y no queremos que nos odies para siempre después de contarte un detallito o dos. Así que AHÍ VA, EH. ATENTO. El meeting más esperado de Poniente ha llegado: Daenerys y Jon se han conocido. Oh, Dios, mío. Ella un poco 'chulita' pero maja, como siempre. Él conciliador, con esa carita riquiña que tiene pero un poco constreñido, como siempre también. Ver juntos a los dos —¿o tres?— personajes que más números tienen para sentar sus reales posaderas sobre el Trono de Hierro nos ha puesto nerviosos. Se nos dispara la imaginación y las teorías sobre quién terminará por gobernar los Siete Reinos hierven a borbotones. Así que, si eres de los que prefieren esperar a la sorpresa final sin imaginarte nada-de-nada, no sigas leyendo.


1. El Rey de la Noche

La teoría apocalíptica. Los Caminantes Blancos vencen y el invierno llega para quedarse. Lo más probable es que este final nunca llegue a producirse, ya que George R.R. Martin se ha encargado de darnos las claves para que esto no suceda. Por un lado, se explica que hace 8.300 años, gracias a la intervención del héroe Azor Ahai y su espada de fuego, se consiguió vencer a Los Otros, poniendo fin a la Larga Noche. Así que, si ya fueron vencidos una vez, por qué no dos.

Por otro lado, la propia narrativa se encarga de darnos las armas para vencerlos: el Vidriagón y el acero Valirio. Ya sabemos que George es 'especialito' y que mata a más gente de la que un guión normal podría soportar, pero no tiene mucho sentido que se moleste en crear la 'kryptonita' de los Caminantes, así como varias tramas que giran a su alrededor, para que luego no sirva de nada. Además, no deja ningún cabo suelto y también apunta en varias ocasiones que los Espectros, inmunes a los dos elementos anteriores, tienen un talón de Aquiles mucho más corriente que sus jefes: el fuego.


2. Daenerys es Azor Ahai

Se cree que la profecía de el Príncipe que fue prometido, tal y como da a entender Melisandre, hace referencia a la reencarnación de Azor Ahai, quien volverá a la Tierra tras un 'largo verano' para vencer de nuevo a las 'criaturas de la oscuridad'. Entre otras cosas, se dice que debe ser del linaje Targaryen, que "renacerá en medio del humo y la sal" y que "levantará a los dragones de piedra". Daenerys es, sin duda, la que más encaja en esta descripción. 'Nació de la Tormenta' -Stormborn- en los acantilados de Rocadragón y años después renació entre humo y cenizas junto a tres 'dragoncitos' muy monos al final de la primera temporada. Además, la profecía, escrita en Alto Valyrio, no distingue entre príncipe y princesa, ya que el género de la palabra es neutro.

Según cuenta la leyenda de Azor Ahai, la espada Portadora de Luz que usó para vencer a los 'seres de la noche' fue forjada tres veces y, para alcanzar su verdadero poder, tuvo que ser templada con la sangre de su amada. George R.R. Martin comentó que Juego de Tronos tendría un final agridulce. No parece descabellado que ese final sea uno donde Jon tenga que morir 'como sacrificio' durante el enfrentamiento con el Rey de la Noche para cumplir la profecía y que Daenerys reine en Poniente con Tyrion como Mano. Además, sus tres dragones 'escupefuego' resultan el complemento perfecto para vencer a los ejércitos de muertos.


3. El héroe inesperado

A veces, las historias épicas encumbran como héroe al personaje aparentemente débil. Un personaje que por sus aptitudes físicas no parece destinado a triunfar ni a reinar pero que termina haciéndolo, fruto de su ingenio, valor y/o de las circunstancias. En este sentido, Tyrion sería el perfecto héroe inesperado. Siempre ha estado cerca del poder sin ostentarlo, conoce sus intríngulis y además sería un gran rey, inteligente y justo. Esta teoría compone el escenario perfecto para ese final agridulce, porque si reina Tyrion significaría que tanto Jon como Daenerys han muerto.

En este caso, Jon sería el verdadero Azor Ahai. Según la teoría confirmada de 'R+L=J' Jon sería hijo de Lyanna Stark —hermana de Ned— y Rhaegar Targaryen —hermano de Daenerys—, la encarnación de la Canción de Hielo y Fuego, que también ha renacido. La propia Melisandre dijo, “pido al Señor de la Luz una visión de Azor Ahai y lo único que me muestra es a Nieve”. Además, Jon tiene un sueño donde se ve con una espada en llamas luchando contra los Caminantes Blancos. De esta forma, Jon sacrificaría a su amada Daenerys para templar la espada Portadora de Luz y moriría tras derrotar al Rey de la Noche. El Príncipe que fue prometido no reinaría, pero todos estaríamos tranquilos dejando los Siete Reinos en manos de Tyrion. Sin embargo, los dos héroes principales pasarían a mejor vida. Snif, snif. 


 4. El trono compartido

El final made in hollywood donde Jon y Daenerys se casan y reinan. El Hielo y el Fuego más unidos que nunca. Esto cumpliría con otra de las pistas que George R.R. Martin dio sobre la resolución de Juego de Tronos cuando adelantó que no gobernaría una sola persona. En esto caso, ni Jon ni Daenerys serían Azor Ahai, sino Tyrion, quien se sacrificaría por Poniente. Esta teoría se fundamenta en otra, la A+J=T, la cual afirma que Tyrion no es hijo de Tywin Lannister, si no del Rey Loco, quien violó a la mujer de Tywin. Esto convertiría a Tyrion en Targaryen, y por tanto en un posible Azor Ahai.


5. Bonus Track

También podría ocurrir que Jon, como Azor Ahai, sobreviva y reine con Tyrion como Mano del Rey tras el sacrificio de Daenerys. Otra opción es que Azor Ahai y el Príncipe que fue Prometido sean dos personas distintas, lo que abriría un nuevo abanico de posibilidades. Además, hay algunas teorías locas que sugieren que Sandor Clegane, 'El Perro', podría ser Azor Ahai, ya que también cumple algunos de los requisitos; o Aegon Targaryen, el hijo perdido de Rhaegar. Otros, directamente, creen que Meñique se hará finalmente con el trono. A poder ser, George, danos un rey digno, de nosotros y de tu historia.