4 planes para celebrar San Juan sin la canción de 'Despacito' de fondo

Llegó el veranito y con él la retahíla de festivales, fiestas patronales y demás oportunidades únicas de sudar al ritmo del Despacito y los mojitos a base de ron de garrafón. Quizás el pistoletazo de salida, la madre de todas las parrandas veraniegas que están por venir, sea la noche de San Juan. En la noche del 23 de junio, víspera del día de San Juan Bautista, millones de estudiantes quemarán sus libros en las hogueras playeras junto a los ‘guiris’ y demás personajes que se dejen caer por allí. Una celebración pagana que conmemora la llegada del verano (el solsticio) y que suele cobrarse el hígado de sus participantes.

Pero si llevas más saltos a la hoguera que un canguro hiperactivo y el rollito de oler a requemado el día siguiente te da una pereza extrema, o estás hartito de las discotecas a reventar y tener que bailar en menos de medio metro cuatrado, aquí tienes algunos planes alternativos que te convertirán en un ser único y aportarán a tu Instagram un toque de distinción entre tanta foto de borrachera, arena en el pelo y botellones ‘made in Mercadona’. Toma nota que, con un poquito de suerte, te vicias y no vuelves a celebrar San Juan en la playa hasta el 2027.

Súbete a una montaña, muy lejos

Píllate un bus, un Blablacar o pídele el coche a tus papis pero huye de la ciudad. Mira en el horizonte y busca la montaña más alta o la más bonita del mapa porque es allí donde serás capaz de encontrar la verdadera paz. Una noche de acampada con tus amigos viendo las estrellas y riéndoos a golpe de chupito es una experiencia generadora de anécdotas difícil de comparar. Además, ahora que tenemos a los majetes del Decathlon vendiendo tiendas de campaña por pocos euretes no hay excusa para no probar.

Te garantizamos que en lo alto del Pirineo, los Picos de Europa o la sierra de Albacete no se escuchan los petardos, el reggaeton o los gritos de miles de adolescentes en su primera borrachera estival. Las fotitos de las botas asomando de la tienda de campaña Quechua al amanecer tienen un mínimo de 100 likes y serán el contraste a las cuentas de tus colegas. Ya sabes.

Conoce gente nueva, a tus amigos los tienes muy vistos

No te decimos que te los dejes en casa, sino que os mezcléis con otra gente maja que tenéis a un golpe de WhatsApp y que puede terminar siendo parte del grupo. Organiza una cena con tus amigos e invita a gente anónima: amigos de amigos, cambia tus preferencias de Tinder para buscar amigos (amigos en principio, luego ya, “lo que surja” nunca se descarta), busca grupos de Facebook o foros de gente interesada en tus mismos gustos, de tu ciudad (si es que eres de otro sitio), etc. Ingéniatelas, que eres muy apañado cuando quieres.

Podéis organizar juegos para conoceros, por supuesto, beber y, si se tercia, salir. Nosotros te recomendamos encontrar un sitio con terraza en el que poder poner música a todo trapo (todos tenemos algún amiguete con un apartamento por ahí), comprar mucha bebida y liarla parda, San Juan es una de esas noches en las que los vecinos no pueden quejarse. No sabemos cómo acabará la cosa, pero conocerás gente nueva SEGURO. 

Un couchsurfing de lo más oportuno

Metéos YA en Skyscanner a buscar vuelos baratos a alguna ciudad cercana o un país que siempre os haya hecho gracia conocer. San Juan es una noche mágica, pero ¿quién dijo que uno no podía crear su propia tradición lejos de las hogueras? Además, con este plan no solo será una noche, si no todo un fin de semana.

Aunque no tengas un euro, puedes comprarte un billete baratito de tren, avión, pillarte un Blablacar o una barca de remos (hasta fuera de España, igual te sale más a cuenta otro transporte) y largarte a algún lugar a conocer otra cultura. La idea es que te alojes en casa de un desconocido. Sí, sabemos que suena extraño, pero más barato y aventurero imposible. A través de alguna web de couchsurfing, encuentra a alguna familia que quiera dejarte pasar ese finde investigando su cultura y sus costumbres. Quien sabe, igual haces amigos para toda la vida o conoces a gente rara. Aunque el couchsurfing se basa en la hospitalidad, no garantizamos el éxito del experimento. Un plan para los que poseen un espíritu viajero. 

Hazte un cine

Este es un plan para los que no tienen ganas de juerga y prefieren encontrar algo que les haga pasar un buen rato lejos de las multitudes. Piénsalo por un momento. Todo el mundo estará en sus fiestas, la playa, peléandose por dejar el bolso en el guardarropa. Mientras tanto, tú podrás escoger la película que quieras, el asiento que quieras y no tendrás que hacer cola ni para comprar palomitas. Si después, cuando acabe la película, te atreves a ir a tomar algo, allá tú.