Las 4 mejores panaderías artesanales que probarás en Barcelona

¿Quién no es feliz con unas tostadas de pan recién hecho cada día? Ir a uno de estos obradores es lo mejor que puedes hacer este fin de semana. Su variedad de sabores te va a encantar

Has dado la vuelta a la manzana, estás a punto de volver a casa. De pronto, el olor a pan recién hecho te deja paralizadx en medio de la calle. Giras a un lado y al otro, y allí está: un horno de los de toda la vida, con su vitrina llena de lo mejor que nos ha podido pasar en el mundo: el PAN.

Nos podríamos pasar todo el artículo hablando de lo mismo, del pan. De hecho, es lo que vamos a hacer, pero de una manera más dinámica. Os vamos a hablar de las mejores panaderías artesanales de Barcelona. Sitios con encanto, no por su decoración (que también), sino por lo rico que está su pan de payés, su variedad de barras con pipas, nueces, pasas… Una locura que tienes que probar este mismo fin de semana. Te vamos a decir los mejores. Vas a ir. Nos vas a decir qué te parecen y vas a volver a ir. NO es consumismo. Es amor por las cosas bien hechas. Por las miguitas de pan mojadas en algún caldo rico.

1. Baluard

El mejor pan de la Barceloneta y Poblenou lo tienes en Baluard. No mentimos. Con un horno de leña hecho a medida y una tienda de madera clara, esta empresa ha conseguido hacerse un hueco en el universo panadero de Barcelona. De hecho, aunque viene de cuatro generaciones de panaderos (el primer local data de 1892), la realidad es que, desde 2007, recibe el nombre de Baluard al estar situado en la calle Baluard 38, en el barrio marítimo de la Barceloneta. Con el tiempo se extendió y ya tienen local en Poblenou y Pau Claris. ¿Lo mejor? Su pan Barceloneta, aunque también puede probar otra maravilla: su pan del payés. Mira si es bueno que los domingos siempre hay cola frente al local. Ve con tiempo. Vale la pena.

Dónde: Calle Baluard, 38/ Calle María Aguiló 51, Calle Pau Claris, 188

2. Fleca Balmes

Otra delicia la tienes en Fleca Balmes, uno de esos hornos en los que entras y se te cae, literalmente, la baba. Y no es de extrañar, en este horno saben muy bien cómo hacer las cosas. Su creador, Eduard Crespo, es un amante de la experimentación con las masas, las levaduras, el tiempo justo de cocción. De su obrador salió el pan de Sant Jordi, que ahora compite con otras variedades igual de buenas, como el pan de los marineros: un pan redondo y tierno gracias a la  mantequilla y el azúcar que utilizan (de hecho, ¡aguanta 20 días!). Para empezar, puedes decantarte por el pan de masía, que es uno de los que más éxito tiene y seguro que te encanta.

Dónde: Calle de Balmes, 156

3. La Fabrique

Hay una panadería que todavía no conoces y a la que querrás ir eternamente. Se llama La Fabrique. ¿La conocías? Bien, si nunca has ido esto te interesa. Para empezar, esta panadería provee de pan ecológico al barrio de Poble Sec. Es una de las favoritas de la zona por algo bastante básico como el sabor tan rico de sus panes de origen francés. También tiene unos cruasanes de almendra buenísimos, hechos con una pasta muy habitual en las panaderías del norte de Francia.

Lo más guay de esta panadería es que compagina la sostenibilidad con la parte social. Y es que, su propietario, ofrece un descuento del 15% a quien acredite encontrarse en situación de necesidad. ¿Qué te recomendamos? Que vayas hoy mismo y pruebes su pan de trigo y su pan de centeno y aceitunas. Tendrás pan para toda la semana. 

Dónde: Calle de Radas, 35

4. Forn de Europa

Las vitrinas de Forn de Europa harán que te pares de golpe en medio de la calle. Todas están repletas de panes artesanales de nueces y pasas, pipas de girasol, quinoa, calabaza y una amplia gama de pasta que enamoran por su buena pinta. ¿Qué te parece si te decimos que hasta tienen un pan de espinacas con pasas y piñones? Mueres del placer, ¿verdad? Si prefieres los clásicos, entonces tienes que probar su pan de parroquia o su pan de greña, perfectos para untar con tomate o lo que tú quieras. Además, también tienes opciones sin gluten y otros sabores que, créenos, son una fantasía.

Dónde: Calle del Pare Laínez, 13