21 Momentos En Los Que Tu Vida Fue Tan Patética Como La De Hillary Clinton Hoy

Ahora que Donald Trump ha ganado la presidencia de los Estados Unidos, hay un tema que nos ocupa a todos: la derrota de Hillary Clinton que, probablemente, ante las barbaridades que ha ido diciendo su oponente, ya daba por hecho que iba a ser la primera presidenta de su país. Esta mujer, probablemente creía que se iba a comer el mundo y se ha encontrado con el batacazo propio de una noche de mala borrachera.

Hillary NO ESTÁS SOLA. Si a todos nos pagaran por esos momentos de subidón pre fracaso, tendríamos el mismo dinero que el actual presidente (todavía nos duele decirlo) de los Estados Unidos.

Porque todos hemos sido Hillary en algún momento de nuestra vida.

1. Cuando el que te cae mal y tú os tenéis que ver porque tenéis amigos comunes.

2. Cuando esa persona empieza a hablar.

3. Y todos se ríen de lo que dice y a ti no te hace ni puta gracia.

4. Cuando cuentas algo malo de esa persona que para que al otro le empiece a caer mal también.

5. Cuando después de meses sin pillar, por fin mojas y tus amigos te preguntan en el grupo de Whatsapp.

6. Y empiezas a contar detalles.

7. Y encima te enteras de que  al que te cae mal le va peor que a ti.

8. Cuando es viernes y te dicen de salir.

9. Y piensas que vas a volver a triunfar.

10. Y ves que está la persona que te mola y quieres hacerte la integrada y la guay.

11. Cuando ves que pasa de ti y decides pillarte el pedo.

12. Cuando el alcohol empieza a subirte mucho.

13. Y te viene la exaltación de la amistad.

14. Y te pones a hablar y a bailar con desconocidos.

15. Cuando la noche va avanzando, la vas liando parda a medida que bebes y la mente se va nublando.

16. Cuando te despiertas de resaca y no te acuerdas de nada.

17. Y empiezas a ver los primeros Whatsapps diciéndote la que liaste la noche anterior.

18. Y te empiezan a contar detalles.

19. Y luego encima tienes que ir a la comida familiar de resaca.

20. Y te dicen que para ir así, no vayas. Y te cae bronca.

21. Y te enteras de que el que te cae mal sí se lo pasó bien y SÍ QUE TRIUNFÓ.