19 Ventajas De Ir En Silla De Ruedas

Ir en silla de ruedas es una mierda muy grande. Pero oye, como hasta el momento no he conseguido ponerme de pie pese a concentrarme muy fuerte durante tres horas al día, lo mejor es ver el lado bueno. Y sí, ir en silla de ruedas tiene ventajas de las que el resto de mortales jamás podréis disfrutar.

1. Si te emborrachas mucho, no te caes al suelo. Eso sí, es jodido ir por una acera estrecha y no tener claro si el bordillo está a la derecha o a la izquierda.

2. Si ligas no existe la duda de en su casa o en la tuya: seguramente a la suya no puedas entrar, y si puedes, no habrá manera de tumbarte en la cama.

3. Tampoco hay debates sobre la postura, y no te cansas.

4. La sensación de estar en un sitio con mucha gente y que los de seguridad te abran paso no tiene precio.

5. En los sitios públicos sueles tener tu propio lavabo, cerrado con llave, con olor a limón.

6. No te tienes que limpiar tú el culo.

7. Puedes pisar y atropellar a la gente a propósito y encima te piden perdón por estar en tu camino.

8. Es muy fácil esconder cosas en una silla de ruedas, y la mayoría de veces ni te registran y te dejan pasar con la mochila.

9. Estás a la altura perfecta para mirar culos disimuladamente (que no lo sé porque lo haga, ¿eh? a mí me lo han dicho).

10. Nunca te quedas sin asiento en el trasporte público. Bueno, ni en el transporte público, ni en ningún sitio.

11. Por las mañanas puedes apurar mientras te visten para seguir sobando.

12. Jamás tienes que romper tu promesa de "este año sí voy al gimnasio".

13. Puedes hacer chistes de humor negro sobres discapacitados sin que nadie te lo eche en cara.

14. No haces cola en la mayoría de sitios. Cosa que no tiene sentido, la verdad, porque de hecho somos los únicos que no nos cansamos por estar de pie.

15. No notas el peso de la mochila, aunque eso acaba siendo más una ventaja para tus amigos que para ti mismo.

16. Tienes una excusa estándar cojonuda para cuando llegas tarde a algún sitio: tuve un problema con la silla. Infalible.

17. Ahorras mucho en calzado. Yo tengo bambas que pasaron de moda, han vuelto, y siguen pareciendo nuevas.

18. Te puedes echar una cabezada cómodamente en cualquier situación. Muy útil en clase o en el trabajo.

19. Si no tienes ganas de hacer algo porque prefieres tocarte los huevos, dices que estás malo o cansado, y te creen. No sé por qué, pero todo el mundo confía en la gente que va en silla de ruedas.

Podría seguir hablando de las innumerables ventajas de ir en silla de ruedas, pero estoy muy cansado.