19 Cosas Que Todos Hacemos Para Parecer Más Cultos

Crédito de la imagen: Ashley Armitage

Por mucho que tengas un nivel medio-alto de cultura siempre habrá alguien que te deje a la altura del betún porque "¡¿en serio que no has visto la última película de Jodorov?! Tienes que verla, y en versión original, ruso con acento de Siberia". Y tú te quedas súper chafado porque ayer decidiste ir al cine a ver la última de Polansky, que al parecer no es suficientemente guay. También puedes haber leído todos los libros de... pongamos Gabriel García Márquez, pero si no has leído el libro con manuscritos inéditos de Roberto Bolaño que acaban de publicar te quedas muy out de la conversación tan apasionada que está teniendo un grupo de colegas. ¡Qué estrés esto de ser cultureta! Aquí van unos trucos para parecer (aún) más culto de lo que eres:

1. Subir una foto a Instagram de una frase súper intensa de un libro. Si puede ser en otro idioma, mejor. Y si puedes poner muchos hashtags en plan #meencantaBorges o #Rayuelaforever, ya lo clavas.

2. Subir otra con la entrada de la exposición sobre el arte conceptual postomodernista en Kenia aunque tu tiempo de estancia en el museo haya sido de cinco minutos.

3. Ir cada año a la feria Arco porque "hay que ir" aunque luego te dediques a mofarte de 'grandes' obras expuestas como un vaso de agua o un montón de plátanos apilados en un baúl.

4.  Criticar por redes a los que juegan a Pokémon Go cuando tu estás ya en el nivel 20. ¿A quién tratas de engañar? En tu móvil están Pikachu, Charmander y Kabuto.

5. Poner una foto de portada en Facebook de "Reading is sexy".

6. Suscribirte a Jot Down o a Claves y hacer unan foto para redes sociales cada vez que te llega un nuevo número. Aunque luego acaben acumulando polvo en el revistero del WC.

7. Quedar con un amigo y proponerle ir a ver un concierto de un grupo que experimenta con los sonidos hindúes y africanos a la vez que canta en polaco con una serie de instrumentos que ellos mismos han diseñado. "Tío, tienes que verlo, es flipante".

8. Seguir en Facebook al grupo que experimenta con los sonidos hindúes y africanos a la vez que canta en polaco con una serie de instrumentos que ellos mismos han diseñado. Y taladrar a todo el mundo con sus vídeos.

9. Tener una lista pública de Spotify con música de ópera que en realidad jamás escuchas. Y luego tener una privada con reggaeton y electrolatino.

10. Apuntarte a un club de lectura al que jamás irás, pero contarle a todo el mundo que te has inscrito y que a ver cuando tienes tiempo de ir.

11. Tuitear artículos sesudos de los que no has pasado de la primera línea. Compartir ese artículo del New York Times sobre la literatura feminista emergente en la Polinesia te dará muchos puntos culturetas. Aunque no hayas acabado de leer ni el titular.

12. Mirar rápidamente en Wikipedia algo de la película de culto de la que la gente está hablando. Ir al baño, tirar de datos y absorber en plan esponja todo lo que tenga la enciclopedia digital para ti. Cuando vuelvas a la mesa serás el mayor experto en cine yugoslavo de la historia.

13. Regalar libros en los cumpleaños de autores que a ti ni te suenan pero has decidido comprar porque llevan la etiqueta de "La Central recomienda".

14. Comentar el vídeo de un cantante rarísimo que un amigo ha compartido en Facebook para decir "Me encanta. Lo sigo desde hace años".

15. Desdeñar pública y sistemáticamente a los tropecientos millones de personas que ven cada día Sálvame cuando tú te sabes la vida en verso de Belén Esteban y Olvido Hormigos.

16. Leer Hola en el metro pero llevarla cubierta por otra revista de más nivel para que no se note que el cotilleo te va.

17. Hacerte socio del Círculo de lectores, de la biblioteca municipal, de la filmoteca y del Liceu y no usarlo ni una sola vez.

18. Decir que te gustó más el libro al salir del cine.

19. Llevar gafas de pasta sin cristales porque ves estupendamente. Y si lo combinas con los labios pintados de rojo en el caso de las chicas, conseguirás ese toque justo entre picardía e inteligencia. De nada, amigui.