12 Mentiras Que Todos Hemos Dicho Alguna Vez

A todos nos gusta la sinceridad. No obstante, seguro que en más de una -y de diez- ocasiones te has visto en la obligación de mentir, ya sea para conseguir algo, para librarte de algo o simplemente para no hacerle daño a alguien (lo que realmente se traduce en "te miento para que te calles, porque ya empiezas a cansar"). Mentiras hay de muchas clases, y hay algunas que todos en alguna ocasión hemos dicho...

"Me lo pienso, y si voy os digo algo"

¿Sabéis contar? Pues no contéis conmigo. Pero eso ya os lo diré cinco minutos antes de la quedada, para que no parezca que paso mucho de vosotros.


"No me importa perder, juego para divertirme"

Claro, claro. Por eso has intentado buscar las respuestas de las preguntas del quesito verde en Google. En serio, si eres tonto no pasa nada, eres nuestro amigo y te queremos igual, pero a los rabiosos sí que no los tragamos.


"De verdad que me lo sé todo; si he ido a la biblioteca a estudiar"

Típico día previo a un examen cuando tu madre se ha dado cuenta de que no has estado en casa en toda la tarde. "Vale, hijo, pero súbete la bragueta".


"Yo nunca me he reído de nadie"

Excepto de aquel gordo que se quedó atascado en la puerta del baño, jajajajaja, ¡menuda foca!


"El físico no es lo primero en lo que me fijo"

Es como si te ponen delante un plato de acelgas sin haber visto nunca antes las acelgas y sin saber nada de ellas, seguro que lo primero que dices es: "Oh, me las comeré porque seguro que son súper sanas". Vete con el cuento a otra parte.


"Qué va, no eres feo/a"

Eres tan, tan, tan horrible que quitaron el programa de Cambio Radical porque tenían miedo de quedarse en la ruina si se te ocurría ir.


"Sí, tus amigas/os me caen genial"

Esa expresión como si estuviese oliendo mierda que tenía durante la cena no tenía nada que ver con ellos.


"Que no voy tan mal. Yo controlo, joder"

Vale, pues dentro de diez minutos, cuando empieces a potar, a mí no me llames.


"No me he liado con él/ella porque no me apetecía"

Entonces, a ver, por dejarlo claro: la media hora que has estado babeando y los intentos de acercamiento en plan psicópata, ¿eran por hacer algo, no?


"Yo jamás me tiraría a..."

A no ser que surja la ocasión, que entonces la cosa cambia.


"No te preocupes, no te olvidaré nunca"

A ver, quien dice nunca dice en unos años, o unos meses... tal vez semanas. Perdona, ¿cómo te llamabas?


"Yo nunca, never, jamás he mentido para conseguir algo"