11 Consejos Para Que No Se Termine La Fiesta En Cuanto Te Bajes Los Pantalones

Los nervios te estrangulan. Llevas tiempo sin hacerlo o acostándote con tu exnovia durante años y no puedes dar una mala impresión. No quieres que la primera vez con esta chica sea un visto y no visto, pero tú y tu flautilla estáis acojonados, os notáis indefensos y vulnerables ante el reto que os espera. Lo que ambos necesitáis es que te serenes para evitar una debacle que se puede consumar en cosa de segundos. Aquí tenemos unos cuantos consejos que, como nos ha demostrado la experiencia, son casi infalibles. Un remedio de santo, que dirían muchas abuelas, para no parecer inseguro y hacer que la fiesta dure, dure y dure.Resultado de imagen de precoz gif1. No estés inquieto. Los nervios son lo peor que hay. No puedes dejar de pensar en ese momento, en el estreno, en usar otra vez tu fuet, y esto puede precipitar las cosas. Necesitas una tila, ocupar tu mente, hacer algo distinto que estar tumbado en cama visualizando ese momento. Espabila, pon Netflix, la Champions o lo que sea, pero deja YA de imaginar eso.

2. Descarga. Si llevas tiempo sin hacerlo con nadie, o practicando sexo con la que fue tu novia durante años, quizás necesites 'descargar'. Es algo fisiológico, es necesario porque tus canicas llegan a un punto que no pueden crear más sin expulsar antes. Abre la pestaña de incógnito o usa tu imaginación. Lo que quieras. Y si no te llega una, que sean dos.

3. Piensa en tu amigo más feo. Lo quieres mucho, bien. Pero es feo. Así que piensa en él.

4. Repasa el once del Madrid: Keylor, Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Ronaldo, Bale y Benzema. También sirve para aislarte, para seguir dándole al tema sin ser del todo consciente y no perder los papeles. Si te conoces la alineación demasiado bien, cual autómata, puedes pensar en la de la temporada pasada, en la del eterno rival o ir repasando las de los 20 equipos de la liga.

Resultado de imagen de ronaldo gif

5. Háblalo con la chica. Si es cierto que llevabas mucho tiempo en desuso, o monopolizado por una sola pareja, es una opción que puedes contemplar. Fue la estrategia de un amigo: avisó a la chica que había cortado hacía un mes con su pareja, con la que estuvo siete años, y fue lo mejor que pudo hacer. La primera noche el tema apuntaba hacia el suelo, pero tras hablarlo y tratarlo con naturalidad se despertó la mañana siguiente cual pino erecto naciendo de la tierra.

6. O, si te da palo, no lo hables y finge un tirón. Es lo mejor cuando llevas unos cuantos segundos o unos pocos minutos y notas que ya viene tu final. Echas la mano al cuádriceps o al gemelo, dices que te molesta, que se te está subiendo el músculo, y te repones. Ganas un tiempo necesario para recomponerte y volver a la carga.Imagen relacionada

7. Vuelve a fingir un tirón. Si tras el primer embuste ves que sigues con el mismo problema, vuelve a hacerte el lesionado. Es creíble porque si te hubiera dado un tirón y tuvieras la zona afectada, podría llegar el segundo. Esta vez puedes pedir tiempo muerto y posponer el partido para cuando recuperes las condiciones óptimas.

8. Haz que piense en otra cosa. Si lo que te inquieta es la penetración, siempre puedes parar y tirar de manualidades, o tomarte un tiempo para hacerla gozar con una buena dosis de sexo oral. Conseguirás que alcance un orgasmo estratosférico y viéndola disfrutar tú también volverás a recomponerte o, a malas, se lo habrá pasado también que se olvidará de la penetración.Resultado de imagen de beso gif9. Ponte debajo. La mayoría de las chicas son clitorianas, necesitan estimular esa parte de su cuerpo para llegar al orgasmo y no les llega solo la penetración. Las estadísticas dicen que son en torno al 80%, así que si te pones debajo es una buena oportunidad para llevar tu mano ahí y no incidir tanto en meter y sacar. Túmbate y relájate.

10. Evita tu postura favorita. Sea a cuatro patas, sea el misionero u otra, si te notas nervioso ve a lo fácil. Posturas que te exciten menos, nada de ver el culo cual melocotón.

11. Vete al sexólogo si nada de esto te ha servido. Si te rozan y haces chas, puede que tengas un problema. Esperamos, por tu bien y por el de ella, que no sea así. Pero si necesitas un sexólogo tampoco pasa nada. No serás ni el primero ni el último, y también hay cura para la precocidad.