Victoria LGTBI en la India: la homosexualidad por fin deja de ser un delito

El máximo órgano legislativo de India revoca el artículo 377, de origen colonial, que prohibía a través del código penal las prácticas LGTBI

Tras años de rifirrafes legales, la Corte Suprema de la India decreta por unanimidad que el Artículo 377 del Código Penal es anticonstitucional. Esta ley prohibía la sodomía y las relaciones antinatura —es decir, las que no sean pene-vagina— con penas de entre diez años de cárcel y la cadena perpetua. Aunque la ley no se ha solido aplicar a rajatabla, ha servido para que los gobiernos más conservadores acosen a homosexuales, transexuales, prostitutas y organizaciones contra el sida, según denuncia Human Rights Watch.

La Corte ha revocado la ley porque considera que atenta contra las libertades fundamentales de la Constitución del país. “La sección 377 es arbitraria. La comunidad LGTB posee los mismos derechos que los demás. Los puntos de vista mayoritarios y la moralidad popular no pueden dictar derechos constitucionales. Tenemos que vencer los prejuicios, abrazar la inclusión y garantizar la igualdad de derechos”, ha asegurado durante el veredicto. Además, uno de los jueces que ha participado en la decisión ha concluido su alegato pidiendo perdón al colectivo por los años de persecución indiscriminada por culpa de “la ignorancia de la sociedad”.

La reacción del gobierno de India, dirigido por el nacionalista Narendra Modi, era una de las incógnitas que más preocupaban a los activistas sobre la derogación del artículo 377. Sin embargo, portavoces del Gobierno han asegurado que el ejecutivo acatará la decisión y no la recurrirá, pero no tiene ningún interés en aprobar otros derechos básicos como el matrimonio igualitario.

La mayor oposición a la decisión viene de parte de los colectivos religiosos predominantes en India, el hindú, el cristiano y el musulmán. Una de las reacciones más virulentas ha sido de los grupos cristianos presentes en la bancada, que han asegurado durante los veredictos que la libertad LGTBI iba en contra de sus creencias, a lo que uno de los jueces ha respondido: “¿Qué impacto tiene en vuestra libertad religiosa? Idos a practicar vuestra religión”.

Esta victoria no es solo para el colectivo LGTBI, que ya ha tomado las calles para celebrarlo, sino para toda India porque, como ha asegurado uno de los jueces, “es otro paso para eliminar la herencia colonial”. Pero la lucha no acaba con esta victoria, toca continuar con la batalla por la inclusión total, garantizando entornos sociales que respeten todas las personas en un país con profundas injusticias de género que impiden la igualdad real.